Por: Julio Carrizosa Umaña

El país futuro

El nuevo país lo conformarán los jóvenes cuando se adapten a los cambios y lo construirán en los ecosistemas que hayan sufrido menos los impactos de la guerra, el mal manejo, el narcotráfico, la corrupción y el cambio climático.

Esa adaptación debe iniciarse ya. Algunos de los que vivirán en el año 2115 ya nacieron, los padres de casi todos esos futuros colombianos conviven con nosotros, los viejos, y son los que tienen la responsabilidad de educar esas generaciones.

No les tocará fácil ni a padres ni a hijos. Será tan difícil que no faltan los filósofos simplificadores que les aconsejan a las muchachas y muchachos no reproducirse, como sucedió la semana pasada en Bogotá. Yo no coincido con quienes no perciben las posibilidades positivas del país, menos con quienes confiesan que están “contra todo”, creo que esas posiciones forman parte de las estrategias para simplificar la historia como una serie de confrontaciones entre buenos y malos.

También pienso que nuestra responsabilidad como seres vivos es pensar soluciones y que en Colombia éstas no se encontrarán si no logramos reconocer la complejidad del país y la simplicidad de quienes todo lo encajonan en blancos y negros según sus percepciones y sus historias personales. Por eso confío en la posibilidad de que existan nuevas generaciones que comprendan en cuál país viven y que tengan la fuerza suficiente para modificarlo educándose y educando a sus hijos lejos de los dogmas y cerca, muy cerca de la realidad.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Julio Carrizosa Umaña

Problemas y oportunidades en el Censo

Complejidades y simplicidades en el fracking

Hacia una sociedad más compleja II

La complejidad de la violencia

La complejidad de la verdad