Por: Cecilia Orozco Tascón

El pez que murió por "eso"

RINA MENDOZA LES ENVIÓ A SU querido exesposo Miguel Nule, a su excuñado Manuel, al primo Guido Nule y a uno de sus abogados defensores, los siguientes correos de abril de 2011: "¿Qué pasa si la Fiscal le quita el poder al f (fiscal) y le dice: 'Yo pienso así y no cumplo su palabra'? ¿Qué haría el fiscal de turno, le renuncia o se queda (,) mal con nosotros? ¿Qué dirían ustedes que estuvieron en esa reunión? (...)

RINA MENDOZA LES ENVIÓ A SU querido exesposo Miguel Nule, a su excuñado Manuel, al primo Guido Nule y a uno de sus abogados defensores, los siguientes correos de abril de 2011: “¿Qué pasa si la Fiscal le quita el poder al f (fiscal) y le dice: ‘Yo pienso así y no cumplo su palabra’? ¿Qué haría el fiscal de turno, le renuncia o se queda (,) mal con nosotros? ¿Qué dirían ustedes que estuvieron en esa reunión? (...) Así que el f (fiscal) no salga con que nunca dijo eso”. Jamás se supo qué fue “eso” que prometió “el f”, al menos en los medios. En esa fecha, el encargado del caso era Germán Pabón, declarado insubsistente por Viviane Morales. Más allá de lo que revelan en cuanto a la manipulación perfecta que los Nule, con su ayuda, hicieron de Pabón y del proceso que les siguen, los mensajes de doña Rina muestran el grado de liderazgo que ella ejerce dentro del clan. Se siente tan vinculada al lío que uno creería que se juega el pellejo.

De las características comerciales de esta dama de grandes negocios, se ha relatado mucho en la prensa pero han sido olvidados. Por ejemplo, El Espectador contó que en diciembre pasado, cuando ya estaban en furor las noticias sobre las “confesiones” de los Nule en Miami, la Aeronáutica Civil le adjudicó un contrato por 13 años para el mantenimiento de 6 aeropuertos, a un consorcio conformado en un 55% por la empresa Geoconsulting Services S.A. (GCS). El valor del contrato es de $41.000 millones. Desde 2002 cuando fue creada y hasta febrero de 2010, GCS perteneció a Rina Mendoza y a cuatro de sus parientes consanguíneos. Las credenciales y experiencia de GCS tuvieron que pesar en la adjudicación, porque eran muy altas. El Espectador detalló que la firma de Mendoza se presentó, junto con Bitácora Soluciones (de los Nule) a una licitación ante el Inco, para una interventoría vial en 2009. Ese mismo año unió fortalezas con MNV S.A. (Miguel y/o Manuel Nule Velilla) para auditar la repavimentación de carreteras en tres departamentos. El millonario contrato con Bienestar Familiar fue adjudicado a GCS, Bitácora y al padre de la empresaria, el constructor Horacio Mendoza. Y así… Como sea, los proyectos de Rina Mendoza han contado con su buena estrella. En febrero de 2005 y hasta un año después, logró que el Fondo de Inversión para la Paz, órgano de la Agencia Presidencial para la Acción Social en donde se agrupaban los planes más preciados del gobierno Uribe, la eligiera como asesora “en el seguimiento, control y proceso de gestión estratégica de los programas de infraestructura” en todo el país. Supone uno lo valioso que debió ser para ella y su familia el ejercicio que hizo desde esa posición y las no menos afortunadas relaciones que pudo establecer desde allí.

Germán Pabón, siendo todavía el fiscal de los Nule, le envió una carta al procurador sin consultar a su jefa. Afirma en la misiva que, entre otros, el señor Miguel Nule “ha expresado que su esposa (¿o ex?) ha sido citada (para diligencia de declaración ante la Procuraduría), hecho que le preocupa por el tema de seguridad…”. Y manifiesta que él, Pabón, “ha solicitado a la oficina de Protección de Víctimas y Testigos la realización de un estudio de seguridad” para ella y otras señoras. Fiscal Morales: ha recibido usted críticas aupadas por el doctor Pabón por haberlo declarado insubsistente. Haciendo abstracción de las imprudentes frases y actos a favor de los Nule de quien ha tenido que ser su rígido investigador, la sola comunicación al procurador calificando de “víctima y testigo” a quien tanto tiene que explicarle a la justicia colombiana, justifica su decisión. Otras veces he expresado mi opinión en contra de su labor, entre otras cosas, por los malos consejos que debió darle Pabón. Hoy no tengo inconveniente en aceptar que supo tomar la rienda en sus manos, a tiempo.

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cecilia Orozco Tascón

El fiscal y su peligrosa obsesión contra la JEP

El uribismo en su laberinto

Corrupción de corrupciones

Nuevo contralor: pez en todas las aguas