El plan de Fajardo para los estudiantes

Noticias destacadas de Opinión

Sergio Fajardo presentó un plan de apoyo para cerca de 1,5 millones de estudiantes de educación superior (universitaria, técnica y tecnológica) y de formación técnico laboral, tanto en instituciones de educación pública como privada.

El plan “Estudiantes Primero”, una iniciativa concreta de política pública, busca mitigar algunos de los efectos inmediatos de la crisis sobre estos estudiantes y sus familias. Cerca de un millón de estos estudiantes corren el riesgo de abandonar sus estudios. Es necesario, por lo tanto, contar con medidas rápidas y asertivas para proteger a los estudiantes, y para proteger el capital humano y social del país, que es sin duda fundamental para la recuperación económica poscrisis y para la transformación de la sociedad.

El debate político se beneficia de estas iniciativas concretas. Y está muy bien que se generen debates abiertos sobre ellas, mientras prevalezca la verdad.

En un intento de oposición a la propuesta de Sergio Fajardo, el senador Gustavo Petro reaccionó en su cuenta de Twitter: “Lo que ha propuesto Fajardo es subsidiar a la universidad privada de ‘garage’. Yo le propongo extender al máximo la cobertura de la universidad pública y hacerla gratuita”.

El tuit del senador Petro da mucho para hablar –incluyendo su uso de ‘garage’–. La síntesis tipo Twitter que el senador Petro hace de la propuesta de Fajardo no coincide con el contenido del plan que el mismo senador retuiteó –plan que puede ser examinado por la ciudadanía y en el que es evidente la prioridad que tienen los estudiantes de las instituciones públicas (universidades y SENA)–.

La propuesta de Fajardo “busca cubrir por los dos próximos semestres:

1) La totalidad de las matrículas de los estudiantes, estratos 1, 2, 3 y 4, de las universidades públicas (cerca de 665.000 estudiantes).

2) Hasta dos millones de pesos de auxilio de matrícula semestral para 300.000 estudiantes de universidades privadas.

3) Un subsidio de matrícula o manutención de 500.000 pesos semestrales para 210.000 estudiantes de educación superior técnica y tecnológica en instituciones privadas y públicas (especialmente el SENA).

4) Un subsidio de 500.000 pesos para la manutención de 300.000 estudiantes de formación técnico laboral”.

Esta propuesta reconoce, por supuesto, que el ecosistema educativo tiene estudiantes en ambas instituciones: públicas y privadas. No podría ser de otra forma. No se puede desconocer, por ejemplo, que de 1,7 millones de estudiantes universitarios, un millón están en universidades privadas. Estos colombianos –especialmente jóvenes– y sus familias están siendo golpeados también por la crisis.

El plan de Fajardo es de emergencia, de crisis, pero define también una pauta para medidas que pueden luego integrarse a estrategias de mediano y largo plazo con el propósito de solucionar los temas estructurales de la educación. La educación, integrada a estrategias de empleo y de una economía del bienestar social, es un motor transformador de la sociedad.

De nuevo, bien por el debate sobre esta iniciativa. Con el diálogo gana la propuesta y la ciudadanía. Eso sí, que en el debate prime la ética de respetar al interlocutor, sin buscar distorsionar sus ideas con tácticas ruidosas o con paparruchas.

Coletillas. 1) El plan de emergencia “Estudiantes Primero” es viable fiscalmente. Asciende a 2,6 billones de pesos por un año –cerca del 6% del Presupuesto General de la Nación destinado a Educación en 2020–; 2) el plan busca articular y sumar esfuerzos del Gobierno Nacional, los gobiernos locales, las instituciones de educación superior y los empresarios y 3) el plan se sintoniza con los mecanismos de priorización del Sisbén, e incluye la posibilidad de priorizar a las familias afectadas por el desempleo como consecuencia de la crisis.

Ph.D. en Economía, University of Massachusetts-Amherst. Profesor asociado de Economía y director de Investigación de la Pontificia Universidad Javeriana (http://www.javeriana.edu.co/blogs/gonzalohernandez/).

Nota de divulgación para esta columna: el autor es parte de los equipos con los que se estructuró el plan “Estudiantes Primero”.

Comparte en redes: