Por: Aura Lucía Mera

El poder de la caca

No. No me refiero a ninguna agrupación política ni a senador magistrado, concejal o expresidente alguno.

Este artículo es absolutamente científico. Me baso en informaciones de Le Nouvel Observateur y de médicos estadounidenses, gastroenterólogos ingleses y movimientos llamados, precisamente, The Power of Poo, en francés: Le Pouvoir du Caca, que cada día ganan más adeptos que padecen dolencias gastrointestinales....

Empecé a leer y resulta que estoy descubriendo el mundo infinito, sorprendente y desconocido de nuestros intestinos. Como decía Hipócrates, “toda enfermedad se inicia en el intestino”. Me apropio de las informaciones de Le Nouvel Obs y de otros periódicos. No estoy inventando nada, pero tampoco quiero ser sindicada de plagio: ya bastante tengo con demandas irracionales que me llegan por escribir lo que pienso.

Cuando le informaron a Raphaelle, francesa de 33 años, víctima de una colitis aguda, que le harían un trasplante fecal, lanzó gritos aterradores, como si la fueran a quemar viva. Pues resulta que el doctor Hartu Dokol, gastroenterólogo del hospital Saint-Antoine de París, le implanto partículas de un donante sano en un procedimiento indoloro como una colonoscopia y se le recuperó totalmente su flora bacteriana.

Infecciones agudas del colon, que pueden derivar en cáncer rectal, hepático, diabetes, obesidad o párkinson, pueden ser tratadas con éxito por este método. La revista New England Journal of Medicine afirma que las materias fecales son mucho más eficaces que los antibióticos. Y continúa afirmando que “... la búsqueda del contenido de nuestras entrañas nos revela descubrimientos espectaculares...”.

Si no entendí mal, nuestro intestino sólo pesa 1,5 kilogramos, pero posee mas de cien millones de bacterias y 10 veces más células que el resto del cuerpo. O sea que tenemos cien millones de genes bacterianos que tienen impacto directo sobre todo nuestro organismo. Hasta ahora, descuidado, no se le ha dado la suficiente importancia, pero su diversidad es crucial para mantener una buena salud.

Está comprobado que el exceso de antibióticos, una mala y desordenada alimentación, los partos por cesárea, entre otros, hacen que el intestino sea pobre en bacterias y se vea propenso a desarrollar patologías severas.

No sé qué tan adelantados estamos en Colombia sobre esto de los trasplantes fecales. Lo único que sé es que estamos ya hartos de comer m... y tragar entero, presenciando la corrupción rampante, el poder de los ñoños y los ídem. Las mentiras, las mermeladas, los palos en la rueda al proceso de paz.

Se llegó la hora de que nos introduzcan caca sana, para poder vivir una vida plena y sin sobresaltos. Ya lo decía el adagio español, antiguo y sabio : “Come bien y depón fuerte y no temas a la muerte”.

P.D. Tal vez el río Bogotá, que tiene fama de ser el más rápido del mundo, porque “va a toda m”, se convertiría en una fuente inagotable para la salud... Cuántos millones de bacterias restauradoras para nuestras dolencias estomacales no se desplazan cada segundo por su cauce. Tal vez el único colombiano que se opondría al trasplante sería el senador Gerlein... O, a lo mejor, cambia de opinión... ¡Todo depende del donante!

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera

Ven y llévame al mar

¡Sensaciones!

¡Aporófobos! (Le tenemos fobia a los pobres)

Abajo el celibato

Recreos horizontales