Por: Óscar Alarcón
Macrolingotes

El posconflicto del 57

Aprobado el plebiscito de 1957, el país regresó a la institucionalidad. Se realizaron inicialmente elecciones para corporaciones públicas. Se demostró cómo el liberalismo había sido complaciente con el conservatismo: obtuvo el 60 % de la votación frente al 40 % del conservatismo. Éste, a su vez, se presentó dividido entre laureanistas, ospinistas y amigos de Jorge Leyva, quien, a pesar de su cercanía con Gómez (había sido su ministro), resolvió hacer tolda aparte por no compartir los términos del acuerdo bipartidista.

Los ospinistas, que tenían como candidato presidencial a Guillermo León Valencia, vieron frustrados sus propósitos porque el laureanismo fue mayoría en las parlamentarias. ¡Qué problema! Los laureanistas tenían derecho a candidato, pero carecían de alguien a quien presentar. Y Valencia no era santo de su devoción. Por cielo y tierra buscaron y nada que encontraron. Hasta consultaron el directorio telefónico en busca de alguien. Al final, lo encuentran en la “g”: no podía ser Gómez Laureano, sino Gómez Tanco Hernando. ¡Sí, Hernando Gómez Tanco! ¿Quién era? Un oscuro personaje cuyo gran mérito fue haber sido durante varios años miembro de la junta directiva del acueducto de Bogotá. Fueron a su casa a hacerle el ofrecimiento y el hombre se muere de la risa y, por supuesto, no acepta. Ese no era su puesto, le pareció un chiste, como en efecto lo era. Así las cosas (porque ni por el carajo Guillermo León Valencia), Laureano Gómez no tuvo otro camino que proponer que el primer turno le correspondiera al liberalismo, que sea Alberto Lleras, y hacer una reforma constitucional para que hubiera alternación en el poder, y así se garantizara a los conservadores llegar a la Presidencia y ser los últimos del Frente Nacional, con la aspiración de perpetuarse en el poder.

Así fue el posconflicto del 57, cuando se le voló la Presidencia a Valencia (el abuelo de Paloma, a quien también ahora acaban de volar). Cuatro años después, Guillermo León fue candidato y presidente, con los votos liberales.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Las frases de Gaitán

La larga espera

El caso Carrasquilla

A propósito de “mermelada”

Los auxilios del 86