Por: Columnista invitado

El "precipicio fiscal" de EE.UU.

El PIB estadounidense, que al cierre de 2011 estaba en más de US$15 trillones (según el Banco Mundial), es más del doble del chino, más de cuatro veces el alemán y más de cuarenta y cinco veces el colombiano. Lo que pase con EE.UU. seguirá siendo fundamental para todos. Esa economía tiene el poder de jalonar a las demás para bien o para mal, y es el referente indiscutible a nivel de finanzas corporativas y mercado bursátil: la referencia del costo del dinero, del activo cero riesgo, de lo que debe rentar el mercado, etc.

A pesar de que el crecimiento del 2% que tiene el país es insuficiente, el desempleo cercano al 8% es elevado y los resultados corporativos han decepcionado. Se espera que el S&P500 logre en 2013 superar el máximo histórico de 1.576 puntos, lo cual impulsará positivamente a los mercados accionarios y emergentes. Este escenario positivo tiene un riesgo enorme debido al “acantilado fiscal (Fiscal Cliff)”, que se va a presentar en EE.UU. al cierre de 2012 e inicio de 2013.

Hoy hay un acuerdo de reducción de gasto y un límite superior al endeudamiento de US$16,4 trillones a punto de agotarse. Adicionalmente, se espera un incremento en los impuestos: a la nómina, a los negocios, al mínimo impuesto alternativo, además del inicio de los impuestos relacionados con la “health care law” de Obama. El crecimiento estadounidense ha sido tan anémico, que esto podría revertir la situación hacia una contracción. Se requiere entonces que elijan rápido al presidente y que éste arregle ese problema que nos puede pegar a todos.

 

*Andrés Duarte* Asesor en valores.

 

 

Buscar columnista