Por: Óscar Alarcón
Macrolingotes

El premio a Roberto Burgos

Lo que más admiro de Roberto Burgos es su disciplina. Cualquiera podría pensar que el derecho iba a torcer a ese extraordinario escritor, con una prosa limpia y descriptiva. Pero no, después de trabajar ocho horas diarias en una oficina burocrática, con oficios, sellos, folios de matrículas inmobiliarias, decretos y parágrafos, se encerraba por las noches en la soledad de su biblioteca a hacer buena literatura. No es un escritor de fin de semana, sino de todos los días. Así comenzó haciendo cuentos (tan hermosos como los relatos de Lo amador) y después, siguiendo un sabio consejo del argentino Ernesto Sábato, se atrevió a escribir novelas. Creo que lleva ocho que le han dado sendos reconocimientos y en muchas de ellas (y en sus otros cuentos), con el reflejo de ese amor caribe por su ciudad, Cartagena de Indias, en siglos pasados y en años recientes. La ceiba de la memoria fue ganadora del Premio Casa de las Américas de Cuba y finalista del Rómulo Gallegos de Venezuela. Es un bello relato de la esclavitud, de Pedro Claver, del Tribunal del Santo Oficio, de esos años en que también se violaban los derechos humanos que hoy luchamos por defender. Ahora Roberto nos regala Ver lo que veo, también con el mar y con la brisa caribe mostrando esas gentes que sobreviven en medio de la adversidad con un monólogo interior que nos recuerda a Joyce. Pues con esa obra acaba de ganar el Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura. No creo que sea la culminación de un trabajo literario de años porque Roberto siempre nos sorprende con nuevas cosas que salen de ese manejo de la prosa que solo él domina.

Hoy, afortunadamente, ya no está en ese trabajo burocrático de abogado en el que se desempeñó muchos años, algunos en mi compañía, sino que dirige la escuela de escritores de la Universidad Central, una actividad más cercana a sus afectos, con jóvenes deseosos de incursionar en la literatura.

Buena por Roberto quien, como su prosa, tiene un nombre musical: Burgos Cantor.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Los auxilios del 86

Los auxilios del 68

Los segundos apellidos

Los expresidentes

Transmisión del mando