Por: Columnista invitado

El principal desafío para impulsar el liderazgo “millennial”

Por: Ricardo Moreira*

Esta es la pregunta sobre la que todas las compañías e instituciones, públicas y privadas, debemos reflexionar aceptando un gran reto: dejar a un lado los pensamientos convencionales que, si bien nos han funcionando bien, hoy en día nos limitan a abrir la mente a los nuevos desafíos y enseñanzas de los jóvenes.

Hace algunos años, en AB InBev y en Bavaria discutimos este tema, y llegamos a la conclusión de que impulsar el liderazgo juvenil es imperativo y debe reflejarse en cada decisión empresarial, y que esto comienza a hacerse realidad en el momento en que le damos la bienvenida a la diversidad de ideas y generamos oportunidades reales para jóvenes que quieran cambiar el mundo. Descubrimos que aquí está el secreto.

Esta fórmula la vemos en un sinnúmero de iniciativas que son exitosas alrededor del mundo. Una de ellas, y que hoy quiero destacar, es One Young World 2017, la cumbre de jóvenes líderes más grande del mundo, que eligió a Colombia, y a Bogotá exactamente, para ser la sede del evento del 4 al 7 de octubre. Se trata de un espacio para generar proyectos de alto impacto y reunirse para debatir sobre temas cruciales para ellos y para las futuras generaciones.

Que este evento se realice en Colombia tiene un gran significado; sobre todo, nos quiere decir que en este país el liderazgo de los jóvenes es reconocido y que estos nos están pidiendo oportunidades… de trabajar en proyectos, de aprender, de crecer, de portar ideas que propongan un cambio.

La misión del líder actual, que ya cuenta con una larga trayectoria laboral, es hacer eco de estos importantes espacios que requieren los jóvenes, es apoyarlos y acompañarlos con determinación en su formación y crecimiento, y hacer que estas iniciativas trasciendan.

Los propósitos que definen a One Young World no son ajenos a la cultura de nuestra compañía y por eso teníamos que hacer parte de su llegada a Colombia. Desde Bavaria y desde AB InBev estamos convencidos de que la pasión y el liderazgo de los jóvenes harán la diferencia en un futuro no muy lejano.

Desde nuestra compañía hablamos incansablemente de la existencia de tres pilares inseparables, ya impregnados en el ADN de todos y cada uno de los miembros de nuestro equipo: sueño, gente y cultura.

Para nosotros en AB InBev y en Bavaria, las personas son nuestro diferencial competitivo. Solo los mejores hacen parte de nuestro equipo, personas con alto potencial y talento; jóvenes con espíritu emprendedor capaces de obtener resultados y transformar grandes sueños en realidad. Las buscamos y seleccionamos cuidadosamente desde el inicio de sus carreras para que crezcan y se desarrollen en nuestra compañía. Es por esto que le apostamos a programas como el Global Management Trainee (GMT), orientado a seleccionar a los jóvenes más talentosos de Colombia, sin experiencia laboral pero con ganas de aprender y crecer, y darles la oportunidad de hacerlo en nuestra organización. 

Entonces, de las reflexiones que les he compartido, vuelvo a la pregunta con la que inicié este texto, que todos nos debemos formular: ¿Cuál es el principal desafío a la hora de impulsar el liderazgo juvenil? Nuestro secreto es creer en ellos, generar oportunidades y confiar en sus ideas y talento además de prepararlos para ser los futuros líderes de esta sociedad.

* Presidente Zona COPEC (Colombia-Perú-Ecuador) AB InBev.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado