Por: Dolly Montoya Castaño

El proyecto científico y cultural más exitoso desde la Independencia

La Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada de finales del siglo XVIII y el primer observatorio astronómico del continente americano de 1803 constituyeron un impulso a la ciencia en toda América Latina. Con ello se inició la liberación intelectual y cultural que acompañaría el nacimiento de nuestra República, al permitir que próceres como Fráncico José de Caldas o Jorge Tadeo Lozano se encontraran con el pensamiento científico y las ideas de la Ilustración de libertad e independencia. Ideas luego impulsadas con la fundación de la Universidad Central de la República en 1826 con sedes en Quito, Caracas y Bogotá, promovida por el General Santander, y génesis de la que sería luego la Universidad Nacional de Colombia. Recordemos también que el primer rector de la Universidad Nacional, Manuel Ancizar, participó en la Comisión Corográfica de mediados del siglo XIX y que junto a la fundación de la Universidad en 1867 completarían el conjunto de hechos que expresaron el proyecto político, científico y cultural de independencia y desarrollo de nuestra nación.

Así, el Bicentenario de nuestra Independencia, que estamos prestos a conmemorar, es a su vez la oportunidad de recordarnos que la educación, la ciencia, la innovación y el conocimiento fueron, son y serán las claves de nuestra libertad y progreso. En consecuencia, aprovecho este espacio para compartir con los lectores un breve esbozo de lo que hacemos en la Universidad Nacional, como expresión de ese proyecto cultural, científico y colectivo de nación.

La Universidad Nacional de Colombia se despliega por el territorio nacional con sus nueve sedes: Bogotá, Medellín, Manizales, Palmira, La Paz Cesar, Amazonia, Caribe, Orinoquia y Tumaco. Sedes que junto al Hospital Universitario Nacional, nueve estaciones de estudio y experimentación a lo largo y ancho del país, veintiún museos, tres herbarios, dos jardines botánicos y el Observatorio Astronómico Nacional, configuran un entramado de cultura, artes, ciencias y humanidades. Todo esto constituye un solo campus universitario de carácter nacional que alberga las más diversas expresiones sociales, culturales y patrimoniales de nuestro país, escenario de todo tipo de divergencias de la academia y el pensamiento nacional.

En la Institución adelantan sus estudios 54.027 estudiantes, procedentes del 76% de los municipios del país, 44.275 lo hacen en pregrado y 9.752 en programas de posgrado. De los estudiantes que cursan uno de los 95 programas de pregrado, el 86% corresponde a los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3. Además, 4.699 de ellos pertenecen a programas de admisión especial, con los que la Universidad llega a los más apartados territorios del país, vinculando a comunidades indígenas, raizales, mejores bachilleres y población víctima del conflicto armado.

Procedentes de 29 de los 32 departamentos del país 1.477 estudiantes cursan uno de los 68 programas de doctorado que, junto a 40 especialidades médicas, 168 maestrías y 84 especializaciones son nuestra oferta de posgrados. La investigación se lleva a cabo en los posgrados y mediante los 926 grupos de todas las áreas del conocimiento, que conforman el Sistema Nacional de Investigación de la Universidad. A través de él aportamos al país el 52% de los doctores graduados por el Sistema Universitario Estatal y el 29% de los doctores de todo el país, además de un promedio anual de 1.500 publicaciones científicas en revistas indexadas, la publicación en promedio de 1 libro cada día, 45 revistas propias y 52 patentes de invención.

Adicionalmente, venimos fortaleciendo la Escuela Permanente de Pensamiento Universitario, constituida por 16 centros de investigación interdisciplinarios, que trabajan en temas como salud, pedagogía, desarrollo rural, sostenibilidad ambiental, construcción de paz, entre otros focos que, sumados a 35 institutos de investigación en diversas áreas del conocimiento y 667 laboratorios situados en todo el país, se han convertido en referencia científica y académica, motor de la generación, implementación y evaluación de políticas públicas orientadas al desarrollo regional y a construir condiciones de bienestar en las comunidades.

La gestión del conocimiento requiere de un proceso permanente para reflexionar, aprender y compartir en el ejercicio de nuestras funciones misionales de formación, investigación y extensión. De esta manera llegamos a trabajar en los territorios de forma solidaria, con servicios académicos y de educación continua que suman 1.849 actividades de co-creación con las comunidades, junto a las que aprendemos permanentemente. Así, desarrollamos procesos de innovación social e innovación tecnológica que impulsan emprendimientos de base científica y tecnológica, mejorando la productividad y competitividad de las regiones y contribuyendo a superar problemas y necesidades locales.

Es de exaltar que nuestro cuerpo docente es hoy unos de los más y mejor cualificados del país: 1.614 de nuestros profesores están formados al máximo nivel académico e investigativo con doctorado y,  1.481 cuenta con maestrías y especializaciones. Una garantía para la calidad en la formación y la investigación.

En la Universidad Nacional de Colombia nos proponemos formar jóvenes que en el ejercicio de su ciudadanía sean agentes éticos de transformaciones sociales y culturales, promoviendo el desarrollo y progreso en sus comunidades. Este es el sentido de la universidad pública por excelencia. Nuestro país es el principio y fin de lo que hacemos, por ello las cifras que compartimos aquí, que son parte del balance social**, que como Institución le entregamos al país año a año, deben ser apropiadas y reconocidas por todos los colombianos.

Nuestro compromiso con la promoción de la equidad, la inclusión, el desarrollo sostenible, la convivencia y el bienestar social de nuestro país y sus regiones, evidenciado en el impacto social de la Institución, da cuenta de por qué la Universidad Nacional de Colombia es el proyecto cultural, científico y colectivo más exitoso desde la Independencia.

* Rectora, Universidad Nacional de Colombia.

@DollyMontoyaUN

** http://launalcuenta.unal.edu.co/

Invitación: a propósito de la tradición científica y cultural que enmarca nuestro bicentenario, por estos días se puede visitar en el Museo de Arte de la sede Bogotá de la Universidad Nacional la exposición “La naturaleza de las cosas: Humboldt, idas y venidas”, una colección de cerca de 100 obras que expresan la tradición artística e histórica con la que se ha representado al continente americano desde la época de la Expedición Botánica hasta nuestros días.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Dolly Montoya Castaño

La evaluación del quehacer universitario

Bienvenida la Paz para el Caribe