El renacimiento del río Bogotá

Noticias destacadas de Opinión

Hace solo una década la descontaminación del río Bogotá se veía como una tarea imposible. Parecía una locura que un río que según la CAR ha recibido más de ocho millones de toneladas de basura, con niveles de oxígeno disuelto cercanos a cero y altas concentraciones de DBO5, SST y coliformes fecales, pudiera renacer de las cenizas. Sin embargo, en los últimos años se viene implementando un proceso de descontaminación diseñado sobre modelos aplicados en ríos emblemáticos como el Támesis, el Sena o el Han, que hoy son lugar de encuentro de miles de personas y especies naturales.

Las fuertes inundaciones que se presentaron con ocasión del fenómeno de El Niño en los años 2010 y 2011 afectaron gran parte de nuestros territorios y condujeron a la implementación inmediata de una política nacional para la gestión y atención de riesgos y desastres. En esa época, uno de los principales temores era que el río Bogotá, conocido por sus altísimos niveles de contaminación, se desbordara en las localidades de Bosa, Kennedy, Fontibón, Engativá y Suba, así como muchos de los municipios ubicados en sus orillas como Chía, Cajicá, Cota, etc. Sin embargo, hoy el río viene sufriendo una profunda transformación.

 

Comparte en redes: