Por: Felipe Jánica

El retorno de inversión ¿una consecuencia?

Que las empresas se crean para generar retorno de inversión para los emprendedores es una de las máximas en teoría de negocios. Esa es una realidad más allá de las teorías existentes. Por supuesto cuando invertimos en algún negocio o activo que produzca ingresos, esperamos que el retorno de esa inversión se cumpla en el menor tiempo posible. En qué tanto tiempo podrá retornar la inversión dependerá de qué tanto esfuerzo y dedicación se invierta en el negocio. Lo cierto del caso es que esa función de retorno de inversión respecto del tiempo será una consecuencia de qué tan bien fue concebida la idea y qué tan bueno sea el propósito del negocio.

Lo mismo se podrá argumentar en esa función con respecto del tiempo, qué tan longevo será el negocio concebido. También se puede argumentar con claridad que cuanto mayor sea el riesgo mayor será la rentabilidad del negocio y viceversa. Esa correlación dependerá también de qué tan bueno sea el propósito del negocio. Mucho se ha discutido en el ámbito de los negocios que, aunque la planeación estratégica no garantiza buenos resultados, por lo menos ello sirve para saber para dónde va el negocio desde su concepción.

Por ello se hace necesario que los emprendedores analicen con sumo cuidado el propósito de su negocio y cuál es la proposición de valor del mismo. Acá está la piedra angular del éxito del negocio, pues la proposición de valor no puede pensarse solo en los clientes sino en los interesados claves, grupo de interés o como se le conoce en inglés “stakeholders”. Sé que muchos autores y líderes empresariales, incluyéndome, hemos argumentado que por muy buena que sea la planeación estratégica, si ella no pone en el centro de atención la generación de ventas, muy seguramente el negocio no será rentable y por ende aumentará su posibilidad de ser un fracaso.

Cómo hacer para evitar estos fracasos en los negocios ha sido y, siempre será, la pregunta del millón. En el caso de un negocio recién concebido, todo dependerá de la proposición de valor para sus clientes o consumidores, ya sea de productos o servicios. Si ello se cumple y los clientes o consumidores aprecian la valía de su producto o servicio, lo que se debe analizar, a renglón seguido, es la proposición de valor a sus Stakeholders. Esto significa que no solo hay que poner en el centro de las estrategias a los consumidores o clientes sino a todos los interesados clave del negocio (Proveedores, reguladores, empleados, comunidades y sociedad en general, entre otros). Lo que quiero enfatizar es que cuanto más y mejor valor se le entregue a sus Stakeholders en los que se incluyen por supuesto los clientes, mayor será el retorno de inversión para los dueños o emprendedores.

Así las cosas, el retorno de inversión no es más que una función con respecto del tiempo en la cual se le añaden componentes fundamentales como la proposición de valor para los Stakeholders. En qué medida se acorta el tiempo de retorno de inversión dependerá, por supuesto, de qué tanta inversión se haga en sus Stakeholders. De la misma manera cuando hablamos de caminos para evitar el fracaso en los negocios, debemos tener presente que los negocios por más posicionados que estén, en algún momento no lo estarán y por cierto fracasarán. Por ello, es necesario que en los negocios ya establecidos se renueven constantemente de modo que inviertan constantemente en investigación y desarrollo de nuevos productos o servicios o que se diversifique o incluso que se expandan vía adquisiciones de negocios ya establecidos. Todo ello teniendo claro que en lo que se invierta, la proposición de valor deberá estar en el centro de atención. Si los emprendedores y líderes empresariales tienen presente que deben maximizar su rentabilidad, ésta solo se logrará de manera perdurable si piensan primero en sus Stakeholders, la consecuencia de ello será un mayor retorno de inversión. En Twitter @JnicaV

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Jánica

La innovación y su retorno de inversión

Y como por qué darte la espalda Colombia

Equipos productivos… compañías productivas

El momento de actuar es ahora