Por: Iván Mejía Álvarez

El show debe continuar

No hubo poder humano que le hiciera entender al señor Joseph Blatter, el "taita de los bandis", patrón de Julito y de todos los dirigentes del mundo, que fijar una fecha Fifa para el 11 de agosto, un mes después de terminado el Mundial de Sudáfrica, era absolutamente impresentable y antitécnico.

Ahí sí, recordando al humorista Hébert Castro, se le dijo, se le notificó, se le advirtió, se le insinuó y el se pasó la advertencia por la faja, se hizo el de la vista gorda y a jugar se dijo.

Jugadores todavía en la resaca de un Mundial, campeonatos en América que recién se están reiniciando, otros en Europa todavía no arrancan y jugadores en malas condiciones físicas, elementos que no fueron tomados  en cuenta por la gente de la Fifa. Para ellos, el show debe continuar, el negocio tiene que volver a funcionar y nada, a producir más billete.

En España, por ejemplo, la directiva del Barcelona está que trina porque el técnico Vicente del Bosque convocó siete jugadores de su plantilla para encarar en un amistoso a México.

Los jugadores del Barcelona que ganaron en Sudáfrica todavía no se han reportado a entrenamientos y disfrutan de sus merecidas y obligatorias vacaciones. ¿Cómo puede pedírsele rendimiento a un jugador con una sola semana de trabajos, generalmente encaminados a la readaptación física?

España tendrá un equipo en la cancha del estadio Azteca, pero ese seleccionado que hace un mes salió Campeón del Mundo no tendrá nada que ver en su fútbol con el que juegue en la altura mexicana.

Estuvo bien Hernán Darío Gómez en no llamar futbolistas “europeos” al equipo colombiano que enfrentará a Bolivia en La Paz. Los “europeos” están en plena pretemporada, duros físicamente, sin rodaje técnico, ambientándose al verano y a los trabajos atléticos.

Luis Bedoya tiene que darle las gracias al de arriba, aún existe Bolivia y son más desordenados que Colombia y por eso se juntaron para armar el picadito del once y demostrar que no dejan pasar en vano la llamada “fecha Fifa”.

Al técnico nacional esta convocatoria le servirá para ver jugadores que en un futuro pueden ocupar lugares en una nómina para próximos partidos.

Es necesario seguirle la pista llamada tras llamada para saber si tan sólo se citan y se vuelven a citar jugadores o si por el contrario estas llamadas permiten elevar a la primera división a algún jugador de los equipos colombianos.

Esta vez Bedoya, el comité ejecutivo (a propósito, ¿cuándo se posesionan los nombrados en marzo?), Maturana y Gómez la sacaron barata. Jugarán fecha Fifa y el negocio sigue. Gracias a Dios existen los bolivianos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Guerra total

Sin folclor

Regularcito

Imer

Bolsillos hambrientos