Por: Tatiana Acevedo Guerrero

El sida, gran reto para el ministro Santamaría

TRAS SIETE AÑOS DE MUCHO CHISme, bastante de política y más bien poco de protección social, el ex ministro Diego Palacio, acaso el menos popular de los nada populares ministros de Uribe, deja un legado cuestionable en varios frentes. Uno de ellos, la atención integral del VIH y sida.

Desde que se diagnosticó en Colombia el primer caso de infección por VIH/sida, en 1983, se han reportado otros 64.729. Pese a que no contamos con cifras anuales (las últimas son de 2008 y se estima una tasa de subregistro del 69%), se sabe que el número de nuevos casos sigue ascendiendo en todas las edades y departamentos, tanto en hombres como en mujeres. En el frente puramente médico, el Estado, además, es poco eficiente. De las 23.685 personas que requieren tratamiento con antirretrovirales, sólo un 36% lo recibe.

Y sin embargo, esta es la principal razón de ser de la insuficiente política nacional consignada en la Ley 972 de 2005: asegurar el acceso a los medicamentos. Al respecto, en tiempos de la emergencia social se le escuchó decir al ministro Palacio, con júbilo, que el precio del medicamento kaletra bajaría hasta permitirle al país un ahorro de más de 11 millones de dólares al año. Nada se dijo (¿qué podría haberse dicho con esa racionalidad?) de las variables éticas de la enfermedad, del problema mayúsculo que tienen que afrontar quienes la padecen, así como sus familiares, cuando son discriminados.

En este contexto no hay, no puede haberlas con un seguimiento tan precario y una visión tan obtusa, campañas de prevención inteligentes, difundidas en medios masivos y horarios razonables, que socialicen las medidas de prevención y enumeren los derechos de la población afectada. Entre tanto, los pacientes y sus familias sobreviven a las EPS y al Sisbén, a las recriminaciones ocasionales, religiosas o moralistas, a los mitos que crean realidades y a las paranoias que hacen daño y se fundan, por completo, en la mera irracionalidad.

Ñapa: ... y como no todo puede recaer en el Estado, ¿dónde están las personas con sida, interesadas en hacer política para cambiar las leyes?

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero