Por: Juan Carlos Ortiz

El silencio no es ausencia

La vida pasa muy rápido. Hace sólo 10 años en el mundo cuando no existían Facebook, Twitter y Youtube, ocurrió el ataque terrorista del 9/11 en Estados Unidos.

Recuerdo como si fuera ayer estar al frente del televisor mirando la transmisión en vivo y ver súbitamente como se desplomaba la primera torre, pero también se desplomaba la fortaleza de mi alma y mi entendimiento de la especie humana. Y precisamente unos días después de la tragedia, me tocó volar en Estados Unidos para asistir a una reunión de negocios. No era el mejor momento anímico para hacerlo pues el miedo y la incertidumbre se multiplicaban por todos lados. La paranoia se apoderaba de cualquier rincón, de cualquier persona, de cualquier color, en cualquier aeropuerto o en cualquier avión. Y yo, invadido por ese sentimiento colectivo, era como un detective en potencia que analizaba a todas las personas a mi alrededor para detectar posibles terroristas.

Finalmente entré al avión y luego, a mi lado, se sentó una mujer joven. Ya durante el vuelo comencé a observar con extrañeza la manera como la tripulación la atendía.

Le preguntaban si estaba bien, si quería tomar algo, leer algo, comer algo, si quería otra cobija, otra almohada y así nuevamente la volvían a atender.

Con mucha curiosidad y sutileza le pregunté si era accionista de la aerolinea. Una lígera sonrisa se dibujó en su cara y me contestó que no, que estaba nerviosa y afligida ya que su esposo era uno de los tripulantes del avión que los terroristas habían estrellado de manera suicida contra una de las torres gemelas en Nueva York y ella estaba viajando a reunirse con sus suegros.

Una lágrima corrió por su mejilla y yo quedé totalmente petrificado. Le dije que lo sentía mucho y le pedí disculpas por haberle hablado.

En ese momento volvieron a atenderla y ya el silencio se había apoderado de mí. Una década después recuerdo de manera fotográfica sus lágrimas y su desolación, como también puedo imaginar la de muchas otras personas que perdieron a sus seres queridos en este trágico día.

A todos ellos, una década entera de condolencias.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Ortiz

Leyendas de carne

Residuos muiscas

Sabiduría sobre ruedas

Que no se nos vaya la luz 

Pido perdón