Por: Columnista invitado

El sistema político actual es un completo fracaso: hacia una actualización de la democracia

Por Alfredo Ardila Ardila*

Durante las últimas semanas hemos visto un paro nacional que pide una diversidad de cosas: más presupuesto para la educación, un país más pacífico, menos corrupción, mas justicia social, etc., etc. Pero detrás de todo esto hay un factor general: el sentimiento de insatisfacción por el estado de cosas en el país. Esto es simplemente el resultado de un sistema político que no funciona, que ha generado una injusticia social enorme. Colombia es una de los países del mundo con una inequidad mayor, y esta inequidad ha ido aumentando hasta el punto de ser hoy en día probablemente el país con una mayor inequidad de todo el planeta.

El sistema político se defiende recurriendo al mito de la democracia. Somos una de las democracias más sólidas del mundo. Colombia es uno de los países más democrático del mundo. Pero esto no ha resultado en progreso y bienestar. Todo lo contrario. La conclusión parece obvia: hay que reformar el sistema político, hay que actualizar la democracia.

La democracia en su forma actual tiene, al menos, tres grandes fallas:

(1) El problema más serio para la democracia en su forma actual es la posibilidad de manipular la opinión de la gente. Esto es algo bien conocido en psicología social: la opinión puede cambiarse y controlarse. Aquellas personas u organizaciones que tengan la posibilidad de cambiar las actitudes públicas también tendrán la posibilidad de tener un poder especial. Por lo tanto, la opinión “mayoritaria” será la opinión de quienes controlan las actitudes de la población general, con bastante frecuencia, las personas más ricas y las principales industrias.

Un ejemplo: todos en Colombia, desde el más grande intelectual hasta el más humilde mendigo, sabemos que uno de los impedimentos principales para el progreso del país es la corrupción. Sin embargo, ¡se hace una consulta anti-corrupción y fracasa! Eso toca los limites casi inimaginables de la manipulación de la opinión y del fracaso de la democracia en su versión actual.

(2) La opinión de todos cuenta de la misma manera. Es bien sabido que muchas personas no son particularmente críticas e informadas en cuestiones políticas; y por lo tanto, su opinión puede ser fácilmente manipulada. O simplemente no les interesan los asuntos políticos. En Colombia se ha hecho conocido que muchas personas votan por un pequeño regalo, como un almuerzo o una pequeña cantidad de dinero. Por lo tanto, aquellos candidatos que tengan los recursos para proporcionar ese "refuerzo" para votar, tendrán una mayor probabilidad de ser elegidos en elecciones populares.

(3) Casi todos pueden ser elegidos para un puesto público. Esta flexibilidad en la elección de personas para cargos públicos resulta no solo en la elección de personas no preparadas a cargo de una alta responsabilidad, sino también en psicópatas y delincuentes que controlan parcialmente los países. Algunos ejemplos de Colombia: un porcentaje significativo del Congreso tiene problemas legales; Varios alcaldes y gobernadores están bajo investigación por actividades ilegales. A nivel Latinoamericano, hay varios expresidentes acusados de corrupción. Algunos de ellos están en la cárcel. Solo en Perú, seis expresidentes están actualmente acusados de corrupción. No hace falta decir que América Latina es una de las regiones más democráticas del mundo.

¿Como superar estas terribles y nefastas fallas? Se requieren soluciones novedosas, imaginativas, ajustadas a nuestro conocimiento científico, que lleven a un mayor desarrollo y bienestar social. ¿Cuáles son esas soluciones? Esa es precisamente la pregunta que nos deberíamos plantear hoy: hay que actualizar la democracia y no continuar repitiendo que el sistema democrático en su forma actual es un sistema ideal, casi perfecto. Todo lo contrario: ¡es un fracaso total!

* PhD, científico colombiano, Neuropsicólogo.

893977

2019-12-02T19:19:26-05:00

column

2019-12-02T19:27:56-05:00

hgarcia_91

none

El sistema político actual es un completo fracaso: hacia una actualización de la democracia

93

4059

4152

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

¿Cuántos pitillos salvan a un canguro?

Expedición por la Biodiversidad de Colombia 5.0

La justicia transicional rinde cuentas

Volver al glifosato, un error histórico