Por: Juan Carlos Gómez

El usuario es el contenido

Eli Pariser, en su magnífico libro El filtro burbuja, cita lo que dijo hace casi cien años Walter Lippmann, indignado ante el ánimo propagandista de muchos periódicos a favor de la Primera Guerra Mundial: “La crisis de la democracia occidental es una crisis del periodismo”. Según esta figura legendaria del periodismo, “la opinión pública era extremadamente maleable; la gente era fácil de manipular y actuaba guiada por información falsa”. Por esa razón, la redacción de las noticias debía ser ante todo una cuestión política y ética.

Afortunadamente, durante la última mitad del siglo XX, las redacciones de muchos periódicos y cadenas de radio y televisión actuaban bajo principios éticos que aseguraban una información lo más objetiva posible, sin manipular al público. Ese paradigma de responsabilidad y de redacción a cargo de “periodistas buenos” se rompió con la llegada de internet.

Como lo advierte Pariser, con internet dependeremos cada vez más de redactores no profesionales y códigos informáticos para decidir qué mirar, leer y ver. El periodismo tradicional, atrapado en la red, enfrenta “una transformación radical con respecto a quiénes producen noticias y cómo las hacen”.

Esa desintermediación de la información y la infinita capacidad de difundirla traen consigo que cualquiera pueda ser o hacer noticia. La posibilidad de que el ciberespacio se inunde de noticias falsas —por falta de rigor o con ánimo dañino— hace que hoy en día la opinión pública sea más manipulable que nunca.

El foro del próximo miércoles, que organiza un grupo de medios —entre ellos Caracol Televisión, Blu Radio y El Espectador—, permitirá reflexionar acerca de las noticias falsas, ese virus de efectos devastadores culpable en buena parte de dos de los peores acontecimientos políticos del presente siglo: el Brexit y la elección de Trump.

Los invitados internacionales a este evento, Susan King (decana de medios, North Carolina University), Christopher Isham (CBS), Stephen Pritchard (The Guardian) y Edward Schumacher-Matos (Washington Post), tienen una visión global del fenómeno, lo cual permitirá poner en contexto en nuestro país ese virus de las noticias falsas que ya padecemos y queatacará con toda su intensidad en las elecciones del año entrante.

@jcgomez_j

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

Chimérica, ¿ya empezó el fin?

Colombia, lugar 130 en libertad de prensa

Mayo del 68: la imaginación al poder

Zuckerberg ante el Congreso

¿Y el Consejo de Estado?