Por: Columnista DATAiFX

El vaso medio vacío

La economía en 2012 creció 4% frente al 6,6% de 2011, y como todo en la vida, esto puede ser bueno o malo, de la manera como se mire.

Si se compara contra el crecimiento de Brasil, México y, por supuesto, de países desarrollados como EE.UU., Colombia sigue siendo un país resistente a la frágil dinámica de la economía internacional, producto de un modelo económico sustentado en la demanda interna y donde el nivel de apertura de la nación no es tan representativo como en otros países de la región.

Sin embargo, si el crecimiento se compara contra Panamá, Chile o Perú, en 2012 el país perdió terreno y una gran oportunidad para consolidar crecimientos por encima del potencial (alrededor de 4,5%), lo que en últimas significa progreso y desarrollo.

Normalmente soy una persona que tiende a ver “el vaso medio lleno”, pero en esta ocasión la realidad económica del país hace difícil sostener mi habitual optimismo. Al analizar el PIB de 2012 desde el lado de la oferta, se observa cómo los sectores jalonadores del crecimiento siguen siendo aquellos con menos capacidad de crear empleo y, por el contrario, los más damnificados, aquellos que son intensivos en mano de obra como industria y agricultura. Por otro lado, las locomotoras que venían soportando un crecimiento elevado, pareciera se están quedando sin moméntum, como es el caso de minas y canteras, así como construcción.

La pregunta que surge y la reflexión final a esto, es si definitivamente la senda de crecimiento está bien direccionada o, ¿habrá que hacer un alto y corregir el rumbo que venía trayendo?

*Francisco Cháves

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista DATAiFX

Emergentes: Lecciones de 2013

Emergentes: dilemas, pecados y refugios

Prosigue el 'Efecto Fed'

Banrep y la economía