Por: Mario Fernando Prado

El verdadero Daniel el travieso

DEBO CONFESAR MI ADMIRACIÓN por Danielito Guzmán. Eso de irse de Chía a Chile con sólo mil pesos es de por sí una hazaña. Pero lo es más el hecho de haber burlado los seis puntos de control del primer aeropuerto del país y uno de los más importantes de Latinoamérica, que lo catapulta a la condición de héroe.

La verdad, nuestro Daniel el travieso —de lejos más tremendito que el de la tira cómica— no le hizo mal a nadie: no robó, no mató, no agredió, no causó daños materiales. Lo único que consiguió fue burlarse de las autoridades aeroportuarias y hacerlas quedar en el ridículo más vergonzoso, autoridades (!) que son las mismas que nos desnudan y nos inspeccionan de cabo a rabo y las mismas que nos piden papeles y más papeles con unas caras que infunden espanto y miedo.

Ayer eran los polizones que se parapetaban en medio de los trenes de aterrizaje y en algunas ocasiones morían o apachurrados (qué horror) o por hipotermia. Hoy, y con el sonado caso de Daniel el travieso, es ante los ojos de quienes manejan la seguridad aeroportuaria y dicen contar con los adelantos más sofisticados y la inteligencia más avezada.

Y es que así como fue el caso de Danielito, el evasor de los controles, así también pudo haber sido un criminal de la peor calaña que habría secuestrado el avión o lo habría volado en mil pedazos o quién sabe qué locura habría podido perpetrar. O sea que el asunto no es de poca monta ni debe quedar, como esta nota, en el terreno de lo anecdótico, lo ridículo y lo pintoresco.

Se debe investigar bien a fondo cuál es el control de esos administradores aeroportuarios que dejaron que les metieran semejante gol. Y también la Policía del aeropuerto, las autoridades de emigración y la propia aerolínea que ya en el vuelo atendió a Danielito a cuerpo de rey.

Y que no sólo se investigue. Que se apliquen correctivos y que rueden cabezas. Entre tanto, ¿qué será del futuro de Danielito? ¿En qué terminará su hazaña? ¿Pasará de héroe a villano? Me muero de las ganas de entrevistarlo y de poder saber a ciencia cierta cómo lo planeó, cómo lo hizo y qué otros golpes seguramente asestará a nuestras incompetentes autoridades.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

La caucanización del Valle

Votar sin odio

Buenaventura: sigue la corrupción

Aclaración

El curita politiquero