Por: Hernán Peláez Restrepo

Eliminados

Dos de los equipos tradicionales, Millonarios y Deportivo Cali, quedaron eliminados de las finales en este 2018. Tradicionales por competencias desde 1948, aunque el Cali se ausentó en tres torneos (56, 57 y 58), además ganadores de títulos y protagonistas realmente de las historia de nuestro fútbol, con aporte de recordados jugadores de calidad, tanto colombianos como foráneos.

Su eliminación, por razones obvias, pone de inmediato a sus directivos en el difícil camino de remodelar o desmantelar las actuales plantillas de futbolistas. Es evidente que la medida crea ilusiones mediáticas en sus hinchas. Los cuerpos técnicos requieren revisión o cambio, después de careos personales entre las partes.

Se habla de informes, evaluaciones, que seguramente son requeridas y necesarias. El problema de fondo es otro. Muchos de los equipos clasificados lo hacen sacando provecho de sus limitadas nóminas, en las que muy seguramente no figuran grandes estrellas. Se organizaron con simple aplicación del sentido común y consiguiendo productividad al máximo. ¿Por qué Millos no aporta jugadores en una convocatoria de selección de Colombia de mayores? Del Cali uno que otro va a la lista. Y no llegan porque simplemente los técnicos de turno no ven la necesidad ni jugadores que marquen la diferencia.

Hace días escribí un asunto similar, la urgencia de conocer qué quieren para el futuro: ¿equipos para mitad de tabla de posiciones, sin ambición de estar en una competencia internacional, sea Sudamericana o Libertadores, o escuadras con espíritu combativo y con ganas de ganar?

Porque jugar, lo hacen todos, mal o bien, aunque son muy pocos los que deciden poner como meta o ilusión ser campeones. Si este punto no es claro, tanto Millos como Cali seguirán siendo acompañados por parcialidades frustradas. Y más que eso, sus jugadores deambulando y zozobrando.

Nacional, que debería estar clasificado, ya tiene un nuevo técnico: Paulo Autuori. No jugó fútbol, fue primero preparador físico-atlético, después cursó estudios de dirección técnica y en su hoja de vida figuran títulos en Copa Libertadores (Cruzeiro y São Paulo), una Copa Mundial de Clubes y una larga trayectoria en su país y por fuera.

Es probable que traiga un estilo renovador. Lo importante es ver cómo Nacional fija metas para 2019 y confía en este señor. Es decir, parece tener ambición. Y eso tanto en Millos como en el Cali es necesario tenerlo presente y a conciencia conocer qué es lo que quieren para los meses venideros.

821990

2018-11-04T23:00:00-05:00

column

2018-11-04T23:00:02-05:00

[email protected]

none

Eliminados

10

2593

2603

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Mucha tiza

Reflexiones

Buenas

¿Por qué?

Amistosos y...