Por: José Roberto Acosta

Emisiones de cierre de año

En este mes de octubre la Empresa de Energía de Bogotá ha salido con una emisión de acciones por valor de $700.000 millones, que puede llegar hasta el billón de pesos; para el mes de noviembre viene la emisión de acciones preferenciales del Grupo Sura por un valor que está por conocerse, pero que rondará los tres billones de pesos, y el Banco Davivienda prepara una segunda emisión de acciones preferenciales, después de su exitosa incursión de hace un año.

Esta bonanza de ofertas públicas accionarias se alimenta de un favorable ambiente en el país para el incremento en el tamaño empresarial y el apetito de inversionistas internacionales, que siguen trayendo sus recursos ante la debilidad de las economías desarrolladas. Adicionalmente, la emisión de acciones es la alternativa de financiamiento empresarial más barata y eficiente dentro de la estructura de capital. Además, esta alternativa profundiza el proceso de democratización accionaria que, desde la privatización del primer diez por ciento de Ecopetrol, ha demostrado sobradamente sus beneficios para nuestro aún incipiente mercado de capitales.

No obstante la turbulencia de los mercados internacionales, las colocaciones de empresas como Nutresa, Ecopetrol, Avianca Taca y Almacenes Éxito tuvieron suficiente comprador, dejando en varios casos con hambre a inversionistas institucionales como fondos de pensiones e inversionistas foráneos. Todavía queda espacio de ahorro en nuestra economía y sin duda eso también abre la puerta para que se desarrollen vehículos financieros con los cuales se adelanten obras de infraestructura mediante concesiones, las cuales son urgentes ante la realidad de los tratados de libre comercio, no sólo con Estados Unidos, sino con Europa y Canadá.

Ya es tiempo de que el Gobierno aproveche la holgura y madurez que ha demostrado nuestro mercado de capitales para apalancar importantes carreteras, puertos y aeropuertos, que el gobierno anterior dejó de hacer por pensar en el cortoplacismo reeleccionista. Ya es tiempo de que no sólo el sector privado saque provecho de los ahorros de los colombianos, sino que también se multiplique en una red vial que nos evite hacer el ridículo ante la feroz competencia externa que definitivamente no busca el beneficio de nuestro país, sino sacar el máximo provecho de nuestro mercado interno, aún sano y creciente.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

¿Un fiscal con aval para mentir?

Carrasquilla violó regla fiscal

El suicidio tributario de Duque

El retiro de Carrasquilla

Los que ganan con Medimás