Por: Columnista invitado

Emisor conserva optimismo sobre recuperación local

Con un panorama de recuperación y reconociendo una dinámica fiscal y monetaria expansivas, el Emisor, en su reunión del viernes pasado, decidió por unanimidad mantener su tasa de intervención, conservando el tono optimista de un mes atrás. C

Con respecto al escenario externo, el Banco de la República resaltó la menor dinámica en el crecimiento mundial y el probable efecto negativo que habría tenido el cierre parcial del gobierno de Estados Unidos sobre el crecimiento de los países desarrollados. Con respecto a la actividad local, los datos disponibles para el tercer trimestre evidencian una expansión de la economía a un ritmo mayor frente a la primera mitad del año, impulsado por la construcción, la agricultura, la minería y el comercio, aunque con una leve recuperación industrial.

El tono del Emisor sugiere una recuperación sostenida de la actividad para lo que resta del año, que no demandaría un apoyo monetario adicional. Asimismo, anticipa una aceleración en el crecimiento local de la mano de una recuperación de la inversión y una buena dinámica de la construcción privada y de obras públicas, en línea con el escenario base del BBVA Research. El Banco de la República reiteró la postura expansiva de la tasa de interés y la consideró como adecuada para los niveles observados y esperados de inflación. El tono del Banco Central sugiere que la discusión hacia delante se centrará en el momento del primer incremento en las tasas de interés, el cual estimamos será en abril de 2014, cuando las señales de recuperación sean más contundentes.

A su vez, el Banco de la República espera una baja inflación para lo que resta del año y 2014, con expectativa de depreciación del peso. El gerente del Emisor reveló un rango de pronóstico de la inflación para 2013 (2,4 a 2,5%) y una proyección de la inflación para 2014 inferior al consenso de los analistas del mercado y a lo esperado por el BBVA Research (2,7 y 3.2%, respectivamente). Por último, resaltó que el nivel actual de la tasa de cambio no satisface a ninguno de los miembros de la junta directiva y anticipan una depreciación del peso colombiano en la medida que se disminuya el ritmo de compras de activos por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos y persista una moderación de los precios de los productos básicos.

*Juana Téllez

Economista, jefa del BBVA.

Buscar columnista