Por: Uriel Ortiz Soto
Comunidad y desarrollo

Empaques de fique sustituirán los de plástico

El municipio de Aranzazu, al norte del departamento de Caldas, con sus tradicionales fiestas de la cabuya, se está consolidando como pionero y centro de investigación en el cultivo, industrialización, comercialización y elaboración de empaques y artesanías de fique.

Próximamente abrirá sus puertas para dar inicio a la generación de varios empleos directos e indirectos, puesto que para estos efectos se ha creado la Asociación de Fiqueros y Artesanos de la Cabuya (Asfiar), con investigadores, cultivadores, industrializadores y comercializadores de productos e insumos del fique.

El cultivo del fique puede ser considerado en los actuales momentos como cultivo bandera para generar proyectos productivos y de agroindustrialización en las zonas de conflicto. Todo en procura de preservar el medio ambiente.

Tiene la ventaja de que para ser cultivado no se requiere de mayor inversión, empieza a dar sus frutos a los dos años de siembra, se adapta a todo tipo de climas, no necesita de sistemas de riego, las plagas que lo atacan son muy fáciles de combatir con los mismos controladores tradicionales de las zonas cafeteras.

Es la oportunidad para que en las regiones cafeteras también se utilice como cultivo de diversificación; para nuestros caficultores el cultivo del fique les es muy familiar, puesto que tradicionalmente lo han utilizado como solución de cerca.

Es cierto que ante el auge de los empaques plásticos los de fique estuvieron mucho tiempo rezagados y nuestros campesinos, ante tamaña desilusión, procedieron a destruirlos, lo que ha generado escasez de la fibra en los actuales momentos, cuando el mundo la está necesitando como la salvación de sustitución de los empaques plásticos.

Por lo tanto, se requiere de una campaña de muy alto nivel para que nuestros campesinos se vuelvan a interesar en el cultivo, tarea que indudablemente le debe corresponder al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural creando la cadena productiva del fique, orientada por persona que realmente conozca del tema.

Valdría la pena que en los tiempos del posconflicto el Gobierno estructurara planes y programas de desarrollo en torno al cultivo e industrialización del fique, de donde se extrae la fibra de cabuya para la elaboración de empaques que sustituyen los de polietileno y polipropileno.

Considero que a los ambientalistas y estudiosos de conservar el medio ambiente y proporcionar lugares sanos libres de residuos de empaques plásticos les ha llegado la hora para que piensen muy seriamente en el cultivo del fique como producto de sustitución de los empaques plásticos.

El mundo continúa expectante sobre qué hacer para sustituir los empaques plásticos, que han causado graves daños al medio ambiente puesto que está comprobado que no son biodegradables, los mares y ríos están repletos de este material, es el causante de que las especies marinas sucumban con el estragamiento de estos empaques.

Anteriormente el fique se utilizaba básicamente para la extracción de la fibra de la cabuya, de la cual se fabrican todo tipo de empaques; hoy en día, de la fibra se pueden producir, además, los sustitutos de los polietilenos y polipropilenos en todos sus tamaños y modalidades, además de otra gama de productos.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que los residuos que quedan de su extracción: el bagazo y los sumos, tienen un valor comercial importante en los mercados nacionales e internaciones, puesto que están siendo utilizados para la producción de abonos, licores, artículos de tocador y otros varios productos de fácil elaboración y comercialización.

Otro factor muy importante sobre el cultivo del fique son las artesanías, de las cuales hay en Colombia varias organizaciones integradas por mujeres madres cabeza de familia que elaboran diversos productos para el hogar y el comercio en general, como mochilas para el mercado, sombreros, alpargatas, individuales, adornos para el hogar, árboles de Navidad y demás souvenires navideños, entre muchos otros productos.

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

Colombia está indignada

Campesino de ayer/campesino de hoy

“Acuerdo sobre lo fundamental”