Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 50 mins
Por: Cartas de los lectores

Empleados provisionales, desprotegidos

¿Será justo que después de cinco años en una institución entregando todo se nos termine una provisionalidad laboral sólo porque la Comisión Nacional del Servicio Civil (CNSC) así lo exige?

Quisiera saber sí es verdad que la CNSC desvincula personal a su amaño.

En mi caso, al ver una y otra vez la carta donde se me informa que a partir del 28 de febrero se me termina mi provisionalidad de 15 años en una prestigiosa entidad pública de la ciudad de Medellín, me pregunto si será la CNSC la directamente responsable de dicho daño moral, económico y psicológico que arremete a mi grupo familiar o será la institución en mención que valiéndose de dicha comisión se escuda para poder cubrir sus cuotas políticas en puertas de la mal llamada ley de garantías por los comicios electorales.

A mí, como a otros compañeros, se nos dio por terminada la provisionalidad sin aviso previo y sin ninguna opción de reubicación a sabiendas de que lo pudieron hacer y que en otros casos lo hicieron. ¿Cuál será el requisito de esta institución para reubicar a unos y a otros no?

Quiero denunciar el atropello por el que estoy pasando. A mis 52 años de edad no se me dio la oportunidad de terminar mi vida laboral dignamente y mi edad no me permitiría ubicarme laboralmente en el sector privado.

Después de tantos años laborados, ¿debo buscar otro medio para obtener un promedio de jubilación digno y justo, si Dios y este querido gobierno lo permite, o tengo que sentarme en mi casa a que los años pasen para poder hacer uso de ésta, sólo por la negligencia de unos pocos?

Los empleados provisionales quedamos desprotegidos económicamente porque la provisionalidad no nos da derecho a ninguna indemnización, sólo si se tienen las cesantías libres, pues en caso de tener deudas tendrá que cubrirlas con éstas. ¿Pero qué colombiano trabajador no tiene deudas?

¿Por qué a los empleados que veníamos de provisionalidad con posterioridad a la fecha de entrada en vigencia de la Ley 909 de 2004 no se nos dio la oportunidad de ser inscritos en el registro público de carrera administrativa?

Somos los empleados provisionales víctimas más de este país de injusticias y donde se demuestra una vez más que las leyes ni se cumplen ni sirven para nada; estamos en un medio donde se tienen que aprovechar las oportunidades, esta vez no me tocó a mí, soy una desempleada más a la que por edad se le niega el derecho al trabajo y a una calidad de vida digna y merecida después de dar todo en una institución. Una vez más queda demostrado que al colombiano digno y trabajador sólo le queda leer “No insista, no hay puesto para usted”

Martha Luz García. Medellín.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Sobre el fraude escolar y el hurto

La dignidad y la fuerza es decidiendo