Emprendimiento 2.0

Noticias destacadas de Opinión

Aunque sin duda la pandemia ha puesto en pausa el avance de múltiples iniciativas, hay unas que no se detienen. Entre ellas, y de destacar, todos los avances tecnológicos que cada vez más ponen patas arriba múltiples industrias e incluso la vida en sociedad.

Ahora la humanidad pasa por un momento de convergencia de varias tecnologías que van a implicar cambios aún más profundos y rápidos que los que hemos visto hasta el momento. La impresión 3D cambiará de manera dramática sectores como la construcción y la manufactura; la realidad aumentada cambiará para siempre las industrias de retail, medios, publicidad y viajes; y, en medio, algo que lo cambiará todo será la inteligencia artificial.

Esta convergencia, podríamos decir, es parte del emprendimiento 2.0. A diferencia de lo que ocurrió durante las primeras olas de emprendimiento de las nuevas tecnologías —las que crearon Amazon, Google, Apple, etc.—, esta no está siendo impulsada por economistas ni administradores, sino por científicos.

Como nunca antes en la historia, la irrupción de la ciencia en el avance tecnológico y en el diseño de productos “listos para el mercado” ha creado ciclos de innovación cada vez más cortos, amenazando de manera directa la forma tradicional de hacer las cosas. Ya comenzamos a ver casas impresas en 3D en lugar de pegadas con ladrillos y concreto, visitas a centros comerciales y tiendas de ropa con altísima inmersión en realidad aumentada, inteligencia artificial a la que mediante la voz le pedimos el mercado y otro tipo de compras (piensen en Alexa). Y esto es solo el comienzo.

Esta convergencia tecnológica plantea enormes retos para un país como Colombia, en donde claramente la ciencia y la tecnología están bastante rezagadas, incluso comparando con países de similar ingreso y población. Adicionalmente, las capacidades laborales con las que contamos la mayoría de los colombianos no son aptas para poder enfrentar y aprovechar de manera contundente la amenaza que se viene.

Colombia ha construido un ecosistema emprendedor muy interesante, tanto desde el sector público como el privado. Entidades como Innpulsa hacen un esfuerzo enorme por fomentar el emprendimiento, al igual que organizaciones como Endeavor, que desde el sector privado ha promovido de manera franca y entusiasta a emprendedores nacionales; sin embargo, aún estamos en emprendimiento 1.0.

¿Cómo llegar al 2.0? Van algunas ideas. Crear un sistema de becas totalmente condonables para carreras científicas en los mejores centros de estudio del mundo, buscando formar científicos emprendedores; incentivos presupuestales para universidades que fomenten carreras técnicas y científicas, que permitan ir cambiando el stock de capacidades de los colombianos; estímulos tributarios generosos para el capital que invierta en promover estos nuevos emprendimientos; una presencia permanente de Colombia en los principales centros de venture capital, como Silicon Valley, Londres, China y Nueva York, al estilo de lo que hace Procolombia, pero orientado exclusivamente a capital de riesgo.

Puede ser una utopía pensar en este tipo de temas ahora, pero lo cierto es que el resto del planeta y los emprendedores, en particular, no se detienen. Que no nos levantemos un día sorprendidos con que las brechas que nos separan del resto del mundo son aun más profundas y difíciles de superar.

Comparte en redes: