Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

En Cali, otros mundos, otras danzas

Del próximo 31 de octubre al 6 de noviembre —o sea, pasado mañana, porque el tiempo vuela— Cali vuelve a ser noticia para las cosas gratificantes de la vida, apartándose de todo aquello de lo que nos sindica, acusa y condena la gran prensa con sevicia e irresponsabilidad.

Se trata de la 3ª Bienal Internacional de Danza, organizada por Proartes, con el apoyo y el concurso del Ministerio de Cultura, el departamento del Valle del Cauca y la Alcaldía Municipal de Cali, certamen que reunirá a más de 900 artistas entre nacionales e internacionales.

Esta fiesta del espíritu será un recorrido danzarín desde el Asia y el Japón, la China y Corea y las nuevas danzas afroamericanas, hasta el flamenco, las coreografías alemanas, el performance y la videodanza.

Veinte compañías representarán a nuestro país provenientes del Caribe, la regional central, los Llanos Orientales y la Amazonia. Y se estrenarán las producciones ganadoras de las Becas de Creación de la pasada Bienal de Danza de Cali, por parte de Incolballet de esta ciudad y Atabaques de Cartagena.

Serán siete días de una fiesta inolvidable, a la que se podrá asistir con unos precios muy económicos y un plan de abonos que facilitará la compra de la boletería. Dicen los entendidos que esta bienal estará a la altura de los certámenes similares más importantes del mundo, razón por la cual tendremos los hoteles y hostales a reventar.

Cali, Capital Deportiva de América, Capital Mundial de la Salsa y ahora Capital Internacional de la Danza. Qué buena respuesta a quienes pretender estigmatizar y satanizar una ciudad que lucha porque al menos se le reconozca que es más que narcotráfico, ese gran mal que permeó y perjudicó tanto a nosotros como al país entero.

Otros mundos, otras danzas: un motivo adicional para también llamarnos la Capital de la Alegría, “donde nadie es extraño ni ajeno y es hermoso nacer y vivir”, como para ponerle música a esta invitación que estamos haciendo con la debida anticipación.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Se la montaron a Ubeimar

La militarización de Buenaventura

Peleas de compadres

¿Más de lo mismo?

“Martillo”, íntegro e integral