Por: Harry Sasson

En el país de los Pitufos

Finalmente, al cabo de este recorrido que hemos realizado durante las últimas semanas, lo que debe quedar como conclusión es que el mundo de los hongos en la cocina es enorme y vale la pena explorarlo.

Y no sólo hablo de conocer las diferentes variedades de hongos que se pueden utilizar, porque muchos se limitan a los champiñones blancos, sino también a la enorme variedad de preparaciones que se realizan con estos ingredientes, desde lo más sencillo, como una tostada con hongos, hasta recetas con una dosis de complejidad, como la crema de hongos y cebollas caramelizadas que presento esta semana. Cada una de estas variedades de hongos es un universo diferente de sensaciones.

Los shiitake tienen su propia personalidad en los fogones, por ejemplo, los champiñones blancos o de París se comportan de manera diferente y, así mismo, los portobello. Por eso, los invito a descubrir y a experimentar las posibilidades culinarias de los hongos y a disfrutar como lo hago yo de su sabor, sus sorprendentes texturas y su inconfundible aroma, gracias a los cuales no es difícil entender por qué los Pitufos vivían bajo la sombra de los hongos. Para la receta de esta semana, con la que termino mi serie de setas, recomiendo servir la crema decorada con unos trocitos de queso brie para enriquecerla, y quizás un buen pan para acompañar.

[email protected] / www.harrysasson.com

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson