En el principio fue la poesía

Noticias destacadas de Opinión

La poesía tiene la particularidad de predecir, de conjeturar, un hecho; la manera más inexplicable, me dice un poeta, de “aproximarnos al hecho vivencial”.

De conjugar con la historia, la ciencia, el desarrollo social, y cuanto una y otra en sus distintas particularidades se encargarán de comprobar, casi siempre, o refutar.

No es cierto, aunque de ellos se predique en contrario, que los poetas sean unos “desconectados” de la realidad, ciegos y sordos de los fenómenos que abarcan la cotidianidad humana, del hacer, el observar, el construir, el transformar. De ese conjunto de acontecimientos, procesos, acciones, transformaciones, en el que deviene el hombre en la sociedad, en sus relaciones y contradicciones con otros hombres, con otros seres vivos, con la materia en sus múltiples formas y alumbramientos continuos; en su devenir dialéctico.

No.

Fue en los poetas en quienes primero se urdió el chispazo de cuanto luego y en diferentes estadios de la humanidad eclosionaría en filosofía y en ciencia. Y en el alumbramiento de la física cuántica contemporánea no es improbable que Einstein se haya zambullido más de una vez en el río de Heráclito.

O leído de niño, en su lengua alemana, aquellos versos de la eterna corriente fluyendo incesante por las Elegías del Duino, del poeta Rainer María Rilke.

Y no es que los poetas sepan más que los otros, Margaret, ni tengan /esa mirada irritante /. No, son como los otros, casi como los otros, / pero los poetas resisten /, y saben cantar y volar, y /dicen lo que deben /. A veces, lo que los otros no queremos y por pudor nos resignamos a oír, en siendo poetas jamás nos hubiésemos permitido asentir con fingida cortesía y modales impostados.

Sin embargo / saben algo /, hay algo que sí que saben /, algo que están susurrando /, y de cuanto en un instante del movimiento, que no del tiempo, Margaret, hablarán la física y sus baladas cuánticas; las matemáticas y sus ecuaciones irregulares en verso libre; en rimas la bioquímica, sus enlaces y síntesis; de las metáforas de la luz atrapada en los agujeros negros, la Astrofísica.

De cuanto en todos los tiempos han conjeturado los poetas, proclamarán ahora su apoteosis los pregoneros de unas y otras de aquellas, y todo devendrá en conocimientos y saberes sistemáticamente empacados, rotulados con precio e indicaciones de uso para el consumo masivo, los que no sean de uso restringido ni pongan en peligro la armonía y el orden consumista.

Y cuanto fue en las poetas moscas secas / céntimos falsos /, serán en el instante rútilas, solidas monedas, tasando en los mercados globales el precio de la ciencia y el valor de la Poesía.

Para Joan Margarit, Premio Cervantes de Literatura 2019, Poesía. Arquitecto, poeta y escritor. Catedrático de cálculo y estructuras, Universidad Politécnica de Cataluña.

* Poeta.

@CristoGarciaTap

Comparte en redes: