Por: Uriel Ortiz Soto

En firme candidatura de Luis Gilberto Murillo Urrutia

Con la candidatura en firme promulgada por el Honorable Concejo Nacional Electoral, para la Gobernación del Chocó, del doctor Luis Gilberto Murillo Urrutia, una luz de esperanza empieza a vislumbrarse al final de túnel. Sus habitantes cansados y estigmatizados por la ola de corrupción y desgobierno que invade todos los estamentos sociales, económicos y políticos, han empezado a hablar.

La crónica que hace unos días publicó la revista Semana es un verdadero soporte irrefutable de la irresponsabilidad de los dirigentes que han manejado el Departamento en los últimos años, lo más grave a su acomodo. El Chocó, es un emporio de riquezas naturales envidiado por todos los Países del Mundo, que se encuentra a la deriva navegando en los resquicios de la anarquía y el abandono.

El Chocó, requiere de una autoridad Regional lo suficientemente fuerte, que ponga en jaque todos los nichos de corrupción que empezaron a incubarse gracias a la politiquería y a la falta de ética, principios y valores, que a decir verdad, en los últimos años los han echado por la borda  dirigentes municipales y regionales, sin importarles el daño que están causando a sus conciudadanos. Con excepción claro está de unos cuantos.

Todo indica que a los políticos del Chocó con tal de enmochilarce los recursos girados para obras de desarrollo e infraestructura, les interesa más, mantener a sus gobernados viviendo en la absoluta miseria, que solucionarles los mas agobiantes problemas. Se ha llegado al colmo del cinismo, que los excrementos humanos tienen que ser empacados en bolsas, puesto que gran parte de sus habitantes adolece de servicios sanitarios, de energía y de agua potable.

Desde la óptica de Comunidad y Desarrollo, es apenas lógico diagnosticar que el Chocó requiere de un Plan de Desarrollo, con énfasis en el aprovechamiento de los Recursos Humanos y Naturales. Si estos dos factores lograran encausarse mediante un proceso de cadenas productivas, con alianzas estratégicas,- lejos eso sí del mundanal ruido político-, podríamos estar seguros que tan rico pero deprimido departamento, llegaría en muy poco tiempo a ser un modelo de despegue y ejemplo para la humanidad.

Son varios los Países del Mundo, con destacados empresarios e industriales a la cabeza, que están pendientes de quién vaya a regir los destinos del Chocó en el próximo cuatrienio para proponer obras de infraestructura con la consecuente generación de empleos tanto directos como indirectos. Se conoce a ciencia cierta que varias multinacionales de la India, Estados Unidos y Europea,  han entrado en contacto con similares de Colombia, para exportar su tecnología al Chocó y desarrollar sus fuentes de producción que se encuentran durmiendo el sueño de la inoperancia administrativa, pero siempre aceitada por nichos de la corrupción. Los TLC, son una ventana abierta a las posibilidades de desarrollo dado su inmenso potencial minero y agropecuario.

Es que la posición geográfica del Chocó es tan envidiable y sus fuentes de riqueza tan inmensas, que quienes lo han dirigido en las últimas décadas deberían darles vergüenza y si tienen un poco de caridad por sus habitantes pedirles perdón y reintegrar al erario los dineros que se han robado, parece que a los Organismos de Control del Departamento y de la Nación, les, ha faltado mano más fuerte para lograr desenmarañar todo este andamiaje de riqueza, pobreza y destrucción.

Queda en manos de los habitantes del Chocó que para las próximas elecciones voten por un candidato que les ofrezca bienestar social, con equidad y desarrollo. Un candidato que sea capaz de encausar sus fuentes de desarrollo frente a los recursos naturales y humanos que son tan abundantes  y prodigiosos.

Quienes conocemos al doctor Luis Gilberto Murillo Urrutia, desde la empresa privada y la academia, sabemos que se trata de un profesional y  ejecutivo serio. Que últimamente se ha desempeñado y preparado en el exterior en altos cargos de la empresa pública y privada. Es de una gran visión empresarial y sobre todo, de un inmenso deseo de sacar a su departamento del ostracismo en que se encuentra. Por eso creemos y no nos equivocamos que es la mejor carta que deben jugar los Chocoanos y Chocoanas en las próximas elecciones, para beneficio de Colombia y del mundo.

Acabamos de recibir la alentadora noticia que el ex gobernador Patrocino Sánchez, acaba de ser capturado en Quibdó por el CTI, por órdenes de la Honorable Corte Suprema de Justicia, sindicado de varios delitos de corrupción que se le endilgan cuando desempeñó el cargo de Alcalde de Quibdó. Falta conocer su prontuario delictivo como Gobernador.

No olvidemos que el Chocó es también Colombia y a todos nos duele el estado de postración y abandono en que se encuentra.

[email protected]

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

¡Acorralados por Maduro!

Crisis cafetera y programas de diversificación

Economía naranja: oportunidad para todos