Por: Iván Mejía Álvarez

En marcha

Leonel y Comesaña fueron a Barranquilla, estudiaron sobre el terreno los posibles sitios de entrenamiento, miraron los hoteles preseleccionados para la concentración y pusieron a funcionar el operativo Brasil 2014.

Por fin, tras una angustiante interinidad y una muestra absoluta de lentitud directiva, el proyecto está en marcha. Y se habla de un “proyecto”, con fecha de inicio y fecha de terminación determinadas, y no de “proceso”, ese término etéreo que promete mucho y casi siempre concluye en nada .

Ahora viene lo segundo: la elección de los jugadores, pero antes de ir al calor y la humedad de Barranquilla es obligatorio pasar por la altura de La Paz y todos los esfuerzos logísticos deben estar encaminados hacia la primera parada del proyecto. Son dos cosas totalmente diferentes, planificar para Bolivia y pensar en Venezuela-Argentina.

Seguramente contra Bolivia serán pocos los cambios que haga Leonel en la nómina, algunos pequeños retoques, pero nada grande teniendo en cuenta que el equipo deberá trabajar con la memoria táctica adquirida con Hernán Darío Gómez en materia defensiva. Hacer algo diferente sería necio y enviaría malas señales de lo que se quiere. Si el equipo se mostró sólido en defensa con ese 4-1-4-1, bloques cortos de presión, intento de tener la pelota, esos deben ser los argumentos para enfrentar a Bolivia en su reducto.

Algunos jugadores no están en ritmo y su convocatoria es dudosa. Valencia no juega en el Júnior, Aguilar no tiene ritmo en España, Anchico apenas está volviendo. Sobran delanteros en punta: Jackson-Falcao-Teófilo para un solo cupo y es necesario buscar dos volantes de marca y presión que colaboren en la tarea recuperadora. Uno de los defectos de la nómina de Copa América es que no había reemplazos para Guarín y Aguilar. Contra Bolivia es urgente encontrar esos volantes de marca y mixtos.

Otra cosa diferente será la convocatoria contra Venezuela y Argentina, donde debe empezar a mandar de verdad la idea de Leonel y la búsqueda de un fútbol más ofensivo, más agresivo, porque en casa es imprescindible ganar si se quiere ir a Brasil. Entonces deben aparecer nombres nuevos como los de Dorlan Pabón y Luis Fernando Mosquera y nombres conocidos pero con funciones tácticas diferentes como Giovanni Moreno y Darwin Quintero. Y no se extrañen si Leonel convoca a Choronta Restrepo.

Listo el cuerpo técnico, lista la planificación, ahora que vengan los nombres de los jugadores, los únicos responsables de que este proyecto funcione.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez