Por: Guillermo González Uribe

¿En peligro la cultura y la libertad de opinión?

Un aspecto preocupante del gobierno del presidente Duque y su partido se relaciona con la cultura y la libertad de opinión. Veamos algunos casos concretos.

1.- El senador y expresidente Álvaro Uribe, quien ejerce como jefe de Estado de facto, pidió censurar el documental «La negociación», que habla del proceso de paz, y lo hubiera logrado si no es por la reacción inmediata de la opinión pública, dado que la empresa exhibidora suspendió temporalmente las funciones que estaban programadas.

2.- Luego de que se impidió la transmisión de la entrevista a un excomandante guerrillero en el programa «Mimbre», del canal estatal Señal Colombia (que finalmente se pasó gracias a la presión ciudadana), el entonces director del Canal censuró el programa de televisión «Los puros criollos», porque su director apareció en El Espectador criticando la reforma impulsada por el gobierno, que en la practica acababa con la televisión pública y con el noticiero de televisión más crítico del país, Noticias Uno.

3.- Ese informativo, Noticias Uno, había sido amenazado meses atrás por Uribe, con que acabarían la concesión que permite transmitirlo.

4.- Un congresista del partido de gobierno trató de pasar una reforma para acabar con la libertad de cátedra en la enseñanza.

5.- Fue nombrado como director del Centro de Memoria Histórica, entidad creada para conocer las raíces, causas y desarrollo del conflicto armado en Colombia, un académico uribista que desconoce la existencia del conflicto armado; o sea, que no cree en el propósito central de la entidad que dirige.

6.- Se está implementando un neolenguaje, muy peligroso, con ejemplos claros como que el ideólogo del partido de gobierno, José Obdulio Gaviria, pidió “neutralizar” al columnista más leído de la prensa colombiana, y al poco tiempo el presidente Duque anunció que fue “neutralizado” el delincuente Guacho, queriendo decir que lo habían matado.

7.- Cada cierto tiempo los columnistas de prensa que se atreven a contradecir al expresidente o a sus allegados son vilipendiados, insultados y calumniados por él y sus seguidores. Dados algunos precedentes, como el del abogado Jesús María Valle, quien fue acusado por Uribe de ser enemigo de las Fuerzas Armadas, y al poco tiempo fue asesinado, dichas injurias son bastante peligrosas. Recordar también los testigos contra el uribismo que han sido asesinados (Ver: Similitudes en el asesinato de testigos que han hablado contra Álvaro Uribe o sus cercanos) y el hecho de que Álvaro Uribe está siendo procesado por la Corte Suprema de Justicia por la creación de falsos testigos.

8.- A lo anterior se suma la reunión del presidente Duque y su vicepresidenta con el presidente de la Cámara Colombiana del Libro para anunciar que este año el país invitado será… Colombia (qué extraño que lo tengan que invitar a uno a su propia casa); y en el encuentro se habló de: «ofrecerles a los colombianos la oportunidad de rescribir, repensar y reinterpretar nuestra historia». Queda la preocupación de que la Feria del Libro pierda lo construido en tres décadas, para convertirse en un apéndice de una visión sesgada de la historia y de la cultura. Ojalá la Cámara conserve la independencia de la Feria y no se vea reflejada esta invitación en una programación ajustada a los intereses del uribismo.

Antes de que la situación sea más crítica (y alcance otros aspectos de la cultura, y a diversos medios y periodistas que se atreven a dudar de las versiones oficiales), podría ser importante convertir en libro central de la Feria a 1984, la célebre obra de George Orwell escrita en 1949, que fue primer lugar en ventas en Amazon cuando subió Donald Trump al poder, en la que se describe una sociedad autoritaria, totalmente controlada por el partido y El Gran Hermano, cuyas consignas son: «La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza».

El partido único de gobierno tiene Dos Minutos de Odio diarios para denigrar de sus opositores (recordar los twitter de Uribe y sus adeptos). Existe un Ministerio de la Paz, que promueve la guerra; un Ministerio de la Verdad, que miente; un Ministerio del Amor, donde se tortura; una Policía del Pensamiento, encargada de perseguir a todo aquel que se atreva a reflexionar; una Liga Juvenil Antisexo (recordar a Uribe diciendo que el gustico se debe dejar para después del matrimonio) y crearon «la nuevalengua» un idioma en el que se suprimen palabras y otras cobran nuevo sentido; por ejemplo la palabra “libre”: «No podía emplearse en el antiguo sentido de “políticamente libre” o “intelectualmente libre”, porque la libertad política e intelectual habían dejado de existir». El trabajo de Winston, el protagonista, en el Ministerio de la Verdad, es reescribir la historia en todos los soportes existentes (libros, películas, periódicos, etc.), para que El Gran Hermano y el partido sean infalibles, y ocultar sus crímenes.

Adenda: Con la arremetida del gobierno y de los voceros del partido de gobierno en contra de la JEP, se ve con claridad el propósito del uribismo de buscar el control total del país mediante el regreso de la guerra, el miedo y el odio. La alternativa es construir un gran frente por la defensa de la democracia y la paz, en el que quepamos todos, incluso quienes votaron por Duque y hoy están arrepentidos.

844975

2019-03-14T15:21:38-05:00

column

2019-03-14T15:23:06-05:00

ficaco04_81

none

¿En peligro la cultura y la libertad de opinión?

50

5861

5911

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Guillermo González Uribe

Pizano, el testigo “neutralizado”

Una película imperdible