Por: Mario Morales
El país de las maravillas

En reversa

No sabemos doblar la página. Confundimos memoria con rencor, verdad con desacuerdos y justicia con venganza. Por eso seguimos ahí como un corcho dándole vueltas al tiempo, pero en dirección al pasado que es donde mejor nos sentimos.

Lo demuestran esa bipolaridad en el ánimo, esa dicotomía sempiterna en las decisiones, esa proverbial ambigüedad en la acción.

Por eso no extraña que haya quien pida, a nombre de las víctimas, revisar indultos y amnistías a la comandancia del M-19, a sabiendas que en el debate se avivan las pasiones y los odios, y las heridas se niegan a restañar, no obstante que fue un proceso exitoso y ejemplar.

Lo mismo pasa con los voceros del Eln y del Gobierno que tienen, como dice la Escritura, una mano en el arado, pero no dejan de mirar hacia atrás. Eso explica la fragilidad del proceso, de la tregua y de su provenir, palabra que nadie se atreve a pronunciar.

O con quienes sueñan, desde sus tribunas, sus puestos de mando o sus recuerdos de una falsa gloria, con hacernos retroceder una década, que es medio siglo, que es toda la vida, hacia el horror de siempre, al no futuro.

O sucede con quienes con afanes mezquinos deshacen planes, trastocan estudios y se tuercen, como con los sistemas de transporte, en vericuetos insondables para ocultar su propia ineptitud.

Por eso, por ellos, seguimos en un día, en una noche cualquiera de un pasado remoto donde los menores siguen muriendo de física hambre, como los 156 que se reportan solo este año, sin que nadie tenga un asomo de vergüenza o remordimiento.

Por eso, por ellos, seguimos con los mismos estigmas de siempre, con la mácula de la protesta que lleva a la muerte, a la desaparición o al señalamiento fácil de estar con la subversión.

Y todo mientras ellos, los de siempre, engordan sus fortunas, evaden sus impuestos, chantajean con sus leyes e invierten en experimentos que conducen al pasado mientras nosotros, ilusos de la apariencia, creemos que avanzamos...

www.mariomorales.info y @marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Constructores de ruinas

El buen colombiano

De parte y parte

Han ido demasiado lejos

Miedo a lo diferente