Por: Nicolás Rodríguez

En sus cabales

No está tan perdida como se dice María Fernanda Cabal. Después de las merecidísimas burlas ante la confusión entre Rusia y la Unión Soviética, conviene tomarse en serio el trasfondo de Guerra Fría en que habita el Centro Democrático. 

Por supuesto que la Rusia de Putin, cabalgando caballos semiempeloto, le apunta al regreso de un zarismo a tono con la era Trump. Sin camisa y “photoshopeado” en internet para que el caballo que monta sea un obediente oso salvaje, la hoz y el martillo ya no infunden el miedo de antes. Putin será autoritario y de inclinaciones imperiales, pero la amenaza comunista quedó reducida a un aceitado grupo de multimillonarios.

E igual, la señora Cabal está en sus cabales. Para Colombia la Guerra Fría no terminó así no más. Los gringos y su aparato bélico supieron reencaucharla a tiempo en la guerra contra las drogas. Disminuido el fantasma del comunismo, de algo habría de servir la podredumbre moral que suponían las drogas.

Con la ayuda de presidentes como Turbay, lo que era un tema de orden público en La Guajira y Santa Marta no tardó en convertirse en un problema que ameritaba la intervención militar. Antes de la coca la marihuana ya era considerada un motivo de degeneración.

Desde entonces esa guerra persiste. No ha sido desmontada. La guerrilla de las Farc y su cobro del gramaje a la coca facilitaron que se acuñara el término de narcoguerrilla, tan útil para legitimar más y mejores intervenciones en suelo andino.

El Plan Colombia lleva el título de política antinarcóticos pero es un capítulo más de la nueva Guerra Fría. La idea de la guerrilla dedicada al narcotráfico caló y por ahí mismo fueron obviadas las acciones del paramilitarismo frente a las que los Estados Unidos supieron guardar silencio.

Serán bien burros los del Centro Democrático, pero sus convicciones políticas pastan en un universo ideológico que todavía guarda alguna relación con la realidad.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez

La mala hora de la memoria histórica

Al vapor del glifosato

Las memorias del tío Sam

“Expertos en percepción remota”

El ministro de empresarios