Por: Mauricio Botero Caicedo

En torno a una encuesta

CIFRAS Y CONCEPTOS ES UNO DE LOS encuestadores más respetados del país, tanto por la capacidad técnica de la firma como por el hecho de que César Caballero y su equipo han demostrado ser acertados intérpretes de la realidad nacional.

Es por esta razón que no se deben tomar a la ligera los resultados de su última encuesta (marzo de 2015) en la que aparecen algunas conclusiones sorprendentes. Entre ellas:

- El expresidente Álvaro Uribe es el político colombiano, incluyendo una muestra representativa de senadores y ministros, del que la opinión tiene mejor imagen favorable. Muy equivocados están los que afirman que Uribe es irrelevante y que puede estar próximo a pasar a los anaqueles de la historia. El que minimice la influencia y favorabilidad del exmandatario, lo hace a su propio riesgo.

- Con la posible excepción de Gina Parody y Juan Carlos Pinzón, es notoria la baja favorabilidad y reconocimiento de los ministros del gabinete. En algunos casos, las dos terceras partes de los encuestados no tiene ni idea quiénes son, y los pocos que los conocen tienen una imagen tres veces más desfavorable que favorable.

- Más del 64% de los encuestados expresa insatisfacción con la situación del país, exceptuando la mejora en las relaciones externas.

- Tres veces más personas expresan preocupación por la delincuencia en las calles que por la violencia de las guerrillas. La violencia de la guerrilla tiene el mismo nivel de preocupación que la violencia contra las mujeres (14%).

- Las dos terceras partes de los encuestados afirman que las siguientes instituciones les generan desconfianza: Presidencia de la República, Consejo Nacional Electoral, Corte Suprema de Justicia, Consejo Superior de la Judicatura, Consejo de Estado, Corte Constitucional, Congreso de la República. La única institución que genera más del 60% de confianza entre los encuestados es el Ejercito Nacional.

- Posiblemente las mayores sorpresas de la encuesta se dan en torno a la paz. Por primera vez desde octubre del año pasado hay más colombianos que creen que la mejor solución es la derrota militar de las Farc en vez de la negociación política; un 52% considera que el proceso de paz del Gobierno y las Farc no va a llegar a un final positivo, mientras que el 40% piensa que sí lo hará; la credibilidad de las Farc es absurdamente baja: sólo el 20% cree en la no inclusión de menores de 17 años en sus filas y sólo el 19% cree en el cese al fuego unilateral; un 78% está en desacuerdo con la inclusión de desmovilizados dentro de la Fuerza Pública y un abrumador 82% no está de acuerdo con asignar curules en el Congreso sin elección popular a los líderes con condenas; un 85% está en desacuerdo con condenas sin un día de pago de cárcel para todos los integrantes de las Farc, y el 85% está en desacuerdo con que no haya cárcel para los líderes.

Apostilla. La incompetencia y la corrupción no respetan, ni tienen por qué respetar, al género. Tres de las economías que más problemas están enfrentando en el continente son precisamente tres países cuyos mandatarios son mujeres: Argentina, Brasil y Chile. Igualmente se debe derrumbar el mito de que el ser de izquierda y ser mujer es una garantía contra la inmoralidad. La Kirchner, la Rousseff y la Bachelet, presidentas de sus respectivos países, enfrentan serios problemas de corrupción: dos de ellas con sus hijos y la tercera con sus actuaciones en el pasado cuando encabezaba el consejo de Petrobras.

Buscar columnista