Encadenando mentiras

Noticias destacadas de Opinión

El 27 de julio será la audiencia de imputación de cargos en contra del abogado Diego Javier Cadena Ramírez. Esta audiencia se ha aplazado dos veces por razones de salud: la primera por maniobras gástricas y odontológicas de la defensa y la segunda por el coronavirus. Por eso es importante, para esta fecha venidera, encadenar una serie de mentiras que el abogado ha venido repitiendo en el transcurso de la investigación de este caso.

Vamos por partes.

La Corte Suprema de Justicia tiene evidencia que demuestra que Diego Cadena ha ofrecido prebendas a testigos, como favores jurídicos y dinero, para obtener declaraciones que favorezcan al senador Álvaro Uribe Vélez y su hermano Santiago.

Uno de esos testigos es el exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, y pese a que Cadena ha dicho varias veces que nunca presionó al preso, una grabación hecha por el propio Monsalve con un reloj con cámara demuestra que Cadena le dice con un tono desafiante: “Redactemos el hp documento, o si no yo vuelvo mañana temprano”. (Oír Grabación).

Son varias las grabaciones que demuestran que, entre el secuestrador Enrique Pardo Hasche, compañero de reclusión de Monsalve, y el cuestionado Cadena, presionaron al testigo explicándole lo que debía hacer y las mentiras que tenía que decir. (Oír Lo que tiene que decir).

Cuando esto se probó, el apoderado de Uribe Vélez intentó proteger al expresidente de cualquier culpa al decir ante la Fiscalía que “Álvaro Uribe no manipula testigos”. (Ver Noticiero de RCN).

Pues eso quedo desvirtuado cuando el columnista Daniel Coronell publicó otra grabación en poder de la Corte Suprema de Justicia que prueba que fue el mismo expresidente Uribe quien autorizó expresamente al abogado Diego Cadena para ofrecerle favores jurídicos a ese testigo. (Ver Video).

–Cadena: Pero, presidente, yo tengo algo en mente, pero quiero consultarlo con usted, y es un tema que me faculta para poder ayudar a este señor. Es una acción de revisión ante la Corte porque el señor tiene una condena de 44 años por secuestro. Yo lo que puedo hacer es un re…

–Uribe: Ah, sí, no… un recurso jurídico hay que adelantarlo...

–Cadena: Claro…

–Uribe: El recurso jurídico está bien, por supuesto y la… y la ayuda para que le protejan la familia, pedírsela a las autoridades competentes y además públicamente.

–Cadena: Correcto, quería su autorización, presidente, para estar ciento por ciento claros.

–Uribe: Proceda, doctor Diego, que usted hace las cosas bien hechas.

A la Corte Suprema de Justicia le corresponde establecer si con esta autorización el senador Uribe incurrió en un delito. Pero vamos a otro testigo para seguir encadenando las mentiras del abogado.

Carlos Enrique Vélez, alias Comandante Víctor, aseguró que el abogado del expresidente Uribe le pagó para que testificara en contra de Iván Cepeda. Aunque Cadena reconoció los pagos, primero dijo que fueron por una razón humanitaria, después cambió la versión y expresó que se trataba de una extorsión.

¿Al fin qué?

Carlos Enrique Vélez fue presentado inicialmente como uno de los testigos claves en contra del senador Iván Cepeda en el caso por supuesta manipulación de exparamilitares para que hablaran en contra del expresidente Uribe.

Durante más de un año aseguró que había presenciado la forma en la que el senador Cepeda iba por las prisiones ofreciendo prebendas para que testificaran en contra de Santiago Uribe, hermano del líder de Centro Democrático, por el caso de los Doce Apóstoles.

El 9 de octubre de 2019 el diario El Tiempo reveló en primicia que Vélez, exintegrante del frente Cacique Pipintá de las Autodefensas, dijo que recibió varios giros y plata en efectivo de manos del abogado Diego Cadena para decir eso e incluso demostró las pruebas documentales que corroboraban los pagos.

Cadena contestó aseverando que decidió ir a hablar con el exparamilitar Carlos Enrique Vélez y que le pidió consignar en un “documento con mi membrete en el que contaba lo que había denunciado (la presunta manipulación para declarar contra Uribe), que en julio de 2017 se entregó a la Fiscalía” y por ello le hizo dos pagos que ascendieron a $2 millones, pero que nunca fueron sobornos sino una “ayuda humanitaria”.

La declaración de Vélez fue falsa como se probó después y, peor aún, el 9 de octubre de 2019, el abogado del expresidente Uribe afirmó, en entrevista con Julio Sánchez Cristo, que parte del dinero que le entregó al testigo fue por motivos de viáticos y no para sobornar. (Oír Entrevista W Radio)

¿Viáticos, ayuda humanitaria, extorsión?

Los pagos son más de dos millones y las evidencias han venido apareciendo. Por eso es difícil creer que un abogado le paga viáticos a una persona que esta presa y no puede salir de su centro de reclusión.

Ahora bien, el tema de los pagos a los testigos nos lleva al elemento del pago de sus honorarios como abogado del expresidente Uribe.

Confrontado en su indagatoria en la Corte Suprema de Justicia, el expresidente Uribe no solo contradijo a su abogado en el tema de los pagos, sino que también dijo que si Cadena había actuado por fuera de le ley, lo había hecho sin su conocimiento.

Es importante recordar que el expresidente Álvaro Uribe sostuvo que aún no le había pagado honorarios al abogado y que iba a retribuir sus servicios con un valioso lote de su esposa en un desarrollo urbanístico en Montería. Por su parte, el abogánster Cadena afirmó ante la misma Corte, bajo la gravedad de juramento, que ya ha recibido remuneración de Uribe por sus gastos y su tiempo.

De nuevo se desdibuja la línea que divide la verdad de una mentira entre el polémico abogado y su poderoso cliente.

Por eso es tan importante que la Fiscalía determine todos estos elementos que constituyen los delitos de soborno de testigos en concurso homogéneo y sucesivo y fraude procesal. Pero cuesta creer que algo pasará ya que mientras esa entidad ordena la detención de los investigadores de la ñeñepolítica, el abogado Diego Cadena, con toda esta evidencia en contra, sigue gozando de su libertad.

Los dos casos están a cargo del mismo fiscal, que puede acabar usando un doble rasero a la hora de las medidas de aseguramiento. La dura cárcel para los desafortunados investigadores que descubrieron la ñeñepolítica. En cambio, es posible que el arreglador de testimonios, con probada habilidad para obstruir la acción de la justicia, termine gozando su detención en una de sus lujosas propiedades.

Aclaración. El pasado domingo publique una columna titulada “Hay que aprovechar”, que trae un audio del Ñeñe Hernández que menciona que va a pedir un favor laboral a donde sus “amigos” Jairo Alonso Mesa Guerra y Jorge Enrique Vélez en la Superintendencia de Notariado y Registro. Es importante aclarar que para la fecha del audio el señor Vélez ya no estaba desempeñando el cargo de superintendente de esa entidad. Sin embargo, la estrecha relación entre el Ñeñe Hernández y el exsuperintendente Vélez está plenamente identificada en otras grabaciones, como la que interceptó legalmente la Dijín el 28 de mayo de 2018, entre el presunto narcotraficante y un señor llamado Álvaro de Castro, en plena campaña electoral y un día después de la primera vuelta. (Oír Audio Dijín).

@yohirakerman, akermancolumnista@gmail.com

Comparte en redes: