Por: Alvaro Forero Tascón

Encuestas: ¿Obama o McCain?

SEGÚN EL PERIÓDICO LOS ANGELES Times, si las elecciones presidenciales norteamericanas fueran ahora, Barack Obama arrasaría a John McCain por 15 puntos porcentuales. Según Gallup, no es posible saber quién ganaría, porque actualmente los candidatos están empatados. Otras encuestas están en el medio:

la de Rasmussen Reports le da a Obama una ventaja de 4 puntos, la de ABC-Washington Post, 4 puntos, y la de NBC-Wall Street Journal, 6 puntos.

¿Qué explica estas diferencias? Las particularidades de cada encuesta. La de Los Angeles Times-Bloomberg News muestra que el 39% de la población se considera demócrata y 22% republicana, mientras que la encuesta de Rasmussen Reports se estructuró sobre una composición de 41% demócratas y 32% republicanos.

El tema de la filiación partidista está perfilándose como decisiva, porque muestra una tendencia cambiante en relación con elecciones anteriores, mientras que aspectos como el temático se mantienen parejos. Las encuestas muestran una especie de empate entre los temas que favorecen a los dos candidatos: Obama dobla a McCain entre los votantes enfocados en la economía, y McCain hace lo propio frente a Obama entre votantes preocupados por la seguridad nacional.

Pero a diferencia de las elecciones presidenciales de 2004, en que la filiación partidista era casi paritaria, la tendencia actual está favoreciendo claramente al candidato demócrata. Según encuestas como la del LA Times, en 18 puntos, lo que parece demasiado alto, y en 9 puntos según Rasmussen Reports.

Las diferencias obedecen a que el LA Times asume que la filiación partidista fluctúa y por ende es la que arroja cada encuesta, mientras que Rasmussen Reports asume que la filiación no cambia bruscamente, y diseña la encuesta sobre la base de seguimientos mensuales de la distribución partidista.

En cualquier caso, para ganar McCain necesita desesperadamente de los votos independientes, que representan alrededor del 27% del electorado, porque los esfuerzos del presidente Bush por ampliar la participación del Partido Republicano mediante la polarización a ultranza de la sociedad norteamericana se le devolvió a su partido como un bumerán. McCain recientemente citó una encuesta en que aparece 16 puntos por encima de su partido, gracias al apoyo de independientes.

 Por eso vino a Colombia. Temas como la oposición de Obama a la aprobación del TLC magnifican dos aspectos del Partido Demócrata que espantan votantes independientes: la falta de firmeza en política exterior, en este caso en el apoyo al presidente Uribe frente a Hugo Chávez y las Farc, y la sumisión ante los sindicatos, en este caso frente al libre comercio.

A pesar de que la tendencia del péndulo en favor de los demócratas le da a Obama una ventaja, los sectores de centro, que se consideran independientes y representan casi un tercio del electorado, son indómitos. Hace unos años, durante el esplendor del antiterrorismo de Bush, parecía que los republicanos se habían adueñado de buena parte del centro, y hace unos meses, que por culpa del mismo Bush, lo habían perdido completamente. Hoy McCain tiene la moneda en el aire.

*Analista político, investigador en opinión pública.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alvaro Forero Tascón