Por: María Camila Núñez

Enhebrar sensibilidades: cómics y salud mental

Desde que puedo recordar he sufrido de ansiedad. Siempre ha estado conmigo, incluso cuando no sabía cómo nombrarla. También he tenido problemas para controlar mi ira. Y solo hasta ahora, a mis 29 años, puedo sentirme medianamente cómoda diciendo que he aprendido a manejar las circunstancias derivadas de ambas condiciones.

 

Los cómics han sido uno de los salvavidas a los que acudo cuando las cosas no van bien. La razón es básica: me distraen. Pero más allá del descanso que me ofrecen, lo memorable ocurre cuando encuentro historietas como las que hace Alec McDonald, quien publica en la popular cuenta de Instagram @alecwithpen. La salud mental es la temática central de sus cómics y en ellos cómo es la cotidianidad de una persona con ansiedad, depresión y todo lo que puede existir entre ambos estados.

 

En los cómics de Alec With Pen la ansiedad es un líquido que te cubre de pies a cabeza y, a veces, el único respiro que parece existir es la ira. McDonald comparte cómo desde niño experimentó los síntomas de lo que luego se convertiría en sus actuales trastornos emocionales. El miedo o la intranquilidad constante que el autor sintió en sus primeros años de vida aparece como una masa gigante que lo acompaña a todos lados. A veces vive dentro de ella y una de las actividades predilectas de esa masa es la de llenar al pequeño Alec de pensamiento intrusivos.

Lo anterior trae a la discusión la importancia de hablar abiertamente sobre estos temas desde la infancia. También plantea la urgencia que existe en que nos eduquemos para identificar comportamientos o señales que indiquen que un menor de edad puede necesitar ayuda terapéutica de un profesional calificado en psicología o psiquiatría. La propuesta está lejos de ser sencilla, ya que requiere de un cambio significativo relacionado con las políticas públicas, la implementación de programas especiales en todos los niveles escolares y una atención de calidad asequible a toda la población.

Cuando leo lo que hace Alec With Pen también pienso que es valioso que un hombre exponga su experiencia y vulnerabilidad en cuanto a la salud mental. Vivimos en una sociedad machista en donde se espera que los varones sean fuertes física y emocionalmente, una cultura que promueve el silencio e identifica como un capricho el hecho de exigir una mejor calidad de vida con espacios para expresarnos sobre nuestra salud mental. Alec With Pen ha discutido la trascendencia que tiene entender que al momento de afrontar las dificultades relacionadas con la salud mental, el camino no es una línea recta. Se trata de un proceso complejo con altos y bajos que puede variar por diferentes razones, donde por lo tanto no hay una fórmula o guía que funcione para todos.

Por el lado del cómic en Colombia, la editorial Rey+Naranjo recientemente editó la novela gráfica Pánico, de Ana María López. Allí la autora expone su experiencia con los ataques de pánico y la agorafobia que ha sufrido desde la adolescencia. López detalla en su narración cómo tareas sencillas y cotidianas se pueden volver algo complejo y aterrador cuando convives con ciertos trastornos mentales y emocionales.

Hay algo terapéutico y liberador en el acto de leer cómics que expresan abiertamente el deseo de dejar de existir o el impulso por acabar con lo abrumador que puede llegar a ser lidiar con la ansiedad y la depresión. La sensibilidad con la que trabajan autores como Alec With Pen y Ana María López nos recuerda que no hay de qué avergonzarse al momento de hablar sobre nuestros sentimientos. Siempre hay alguien dispuesto a escuchar y entender.

Instagram: @loscomicssonbuenos

893838

2019-12-02T00:00:59-05:00

column

2019-12-02T01:41:14-05:00

jrincon_1275

none

Enhebrar sensibilidades: cómics y salud mental

47

3953

4000

 

Buscar columnista