Por: Arlene B. Tickner

¡Es el crimen organizado, estúpido!

América Latina tiene el triste récord de ser la región más violenta del mundo, pese a la ausencia de guerras interestatales, la existencia generalizada de gobiernos democráticos y la desaparición de los conflictos internos, incluyendo Colombia. Con excepción de los países en guerra, es también la de mayor violencia sexual y feminicidio.

Aunque el problema tiene múltiples caras y raíces complejas que incluyen la debilidad institucional, la corrupción, la exclusión social y política, y la pobreza y desigualdad, un factor subyacente que lo agrava todo es el crimen organizado (CO). Siendo la amenaza principal que existe a la seguridad y el bienestar en toda América Latina, llama la atención la escasez de investigaciones acerca de las actividades criminales transnacionales, y la relativa inacción de los gobiernos, que no se han puesto de acuerdo sobre las estrategias para confrontar colectivamente este flagelo.

Por razones obvias, en el caso colombiano este vacío exige a gritos ser llenado. De la misma forma que el desmonte del paramilitarismo generó una mutación al interior del CO, la desmovilización de las Farc y el desmoronamiento de los Urabeños está repercutiendo en una nueva división del trabajo en torno a las drogas ilícitas. Un estudio publicado hoy por Insight Crime, con ocasión del lanzamiento del Observatorio Colombiano de Crimen Organizado de la Universidad del Rosario y esta ONG, ofrece elementos claves para entender la nueva generación del narcotráfico en Colombia y su posible afectación sobre la construcción de la paz.

Primero, el CO ha experimentado una progresiva fragmentación a lo largo de las últimas décadas en todo el mundo, lo cual ha llevado a la ampliación de los actores involucrados e innovaciones en sus modos operativos. Dos resultados recientes de esto son el mayor asentamiento de la mafia mexicana en Colombia en búsqueda de control y márgenes mayores de rentabilidad en el negocio de la cocaína, y la cesión del mercado estadounidense a ésta por parte de capos colombianos quienes han comenzado a concentrarse en lugares más lucrativos en Europea, y más recientemente, Australia y China. Ello ha ido acompañado de la internacionalización de sus operaciones y la apertura de “oficinas de cobro” en el extranjero con miras a ampliar su portafolio de servicios y proteger sus mercancías y ganancias.

Segundo, el narco de “alta gama” se caracteriza por ser menos traqueto, y más refinado, discreto, profesional, y sobre todo invisible. Este nuevo perfil ha sido ejemplificado en meses recientes por alias Lindolfo, hijo de narcotraficante, exesposo de la presentadora de Sábados Felices y protagonista de la temida Oficina de Envigado, y Carlos Ciro, capturado recientemente en España y quien pasaba de mánager de artistas y empresario al tiempo que manejaba las rutas de tráfico a Europa. Tercero, en caso de que la implementación de los acuerdos de paz con las Farc siga flaqueada, y las negociaciones con el Eln no avancen, existe un riesgo latente de criminalización y participación en el negocio de la cocaína, en coordinación con otros actores, incluyendo los disidentes de la exguerrilla y las llamadas bandas criminales.

En la medida en que el crimen organizado no solo crece sino que tiende a complejizarse, urgen propuestas creativas y mayor debate público sobre el problema.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Arlene B. Tickner

La otra historia de la Primera Guerra Mundial

Descifrando los comicios en Estados Unidos

La abrumadora realidad

50 años pensando en Colombia y el mundo

Al rescate de la Universidad pública