Gobierno anuncia 200.00 subsidios de vivienda entre 2020 y 2022

hace 8 horas
Por: Hernando Gómez Buendía

Es la hora del saber

La pandemia comenzó al otro lado del mundo, y esto le dio o le da a Colombia tres ventajas.

Nos dio en primer lugar un preaviso de dos meses, de los cuales aprovechamos más o menos la mitad (la emergencia sanitaria se declaró el 12 de marzo). Nos puede dar la bendición de que el remedio, cuando se descubra, llegue a nosotros sin ese rezago. Y nos da sobre todo la ventaja de poder aprender de los aciertos y errores de otros muchos países en el mundo.

También tenemos la ventaja de una población relativamente joven: 2,5 millones de mayores de 70 años (uno de cada 20 colombianos), de los cuales 754.000 son mayores de 80 años. Existe la ventaja adicional del seguro de salud, que en el papel al menos cubre al 97 % de los colombianos; y existen además algunos mecanismos imperfectos para llevar los auxilios del Estado a quien los necesite (Sisbén, Familias en Acción…).

No menos importante es tener a un presidente que no está buscando votos y se deja asesorar: si tuviéramos a un Trump, un Bolsonaro o un López Obrador, la tragedia sería mucho peor. Con excepción de la demora de Odinsa en El Dorado y algunas fallas de coordinación con Bogotá, la respuesta del Gobierno ha sido tan buena como podía serlo en el país que somos.

El único error obvio del presidente Duque es no hablar con Maduro: y esta es la muestra evidente del daño que producen las ideologías.

Por eso hoy, más que nunca, necesitamos entender que la única esperanza que tenemos cada uno de nosotros, cada sociedad y cada Estado del mundo tiene un nombre: la ciencia.

La ciencia y solamente la ciencia salvará a la humanidad cuando encuentre la vacuna o cuando, más temprano, vaya encontrando los medicamentos. La ciencia nos ha indicado las medidas de higiene, aislamiento y precaución individual de las cuales hoy dependen nuestras vidas. La ciencia —aunque sea menos firme— tiene también que ser la base de las acciones colectivas y de las medidas del Estado, desde cómo asignar los recursos, o proveer los alimentos, o procesar a los pacientes, o manejar los brotes de violencia o recuperar la actividad económica.

Es la hora de oír a los que saben. De que quienes creen saber tengan la lucidez y la modestia de decir solo lo que saben. De silenciar las fake news y las supercherías y los debates mezquinos. La hora de estudiar para aprender de cada hallazgo de los epidemiólogos del mundo y de Colombia, salubristas y biólogos y médicos y economistas y científicos sociales que sean capaces de saltar por encima de sus ideologías.

Yo de momento creo entrever dos puntos claros:

Primero, nuestro sistema de salud no aguanta. Por eso va a ser necesario prolongar la cuarentena de tan solo 19 días que tenemos, a algo así como entre seis y diez semanas que han funcionado en China y en Corea. Los costos serán brutales, pero el Gobierno y todos necesitamos prepararnos.

Segundo, el Fondo de Mitigación de Emergencias y las medidas del Banco de la República significan un 2 % o un 3 % del PIB, muy por debajo del 10 % o más que han adoptado los países industrializados (donde además no existe el sector informal).

Necesitamos audacia, y además necesitamos que esa audacia se base en el saber.

* Director de la revista digital Razón Pública.

911756

2020-03-28T14:53:47-05:00

column

2020-03-29T09:56:04-05:00

jrincon_1275

none

Es la hora del saber

20

3417

3437

1

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernando Gómez Buendía

Salud o economía

Una apertura en falso

La apuesta de Colombia

¿Aguantará la disciplina en Colombia?

Necesitamos a Duque