¿Aislamiento inteligente o prolongar la cuarentena?: Iván Duque responde

hace 1 día
Por: Columnista invitado EE

¿Es un fraude aplicar a ser español por ascendencia sefardí?

Por: Sofía Salazar Marroquín *

Pertenezco a una de las familias “tradicionales y adineradas de Bogotá”, que están intentando obtener la nacionalidad española por ascendencia sefardí, supuestamente por “negocio” y sin “certificación”. La aplicación debió ser enviada antes de octubre 1, 2019. Yo firmé en la notaria en Madrid en diciembre 4, 2019. El plazo para obtener nacionalidad portuguesa por las mismas razones parece, sin embargo, estar vigente todavía.

Acá mi perspectiva sobre si es un fraude, un negocio, hipócrita y tres salvedades, usando un pseudónimo.

Es un fraude

El miedo más grande y la acusación más fuerte es que todo es un fraude. Primero, la ley existe y la pueden consultar acá en la página de la Embajada de España en Colombia y el Boletín Oficial del Estado Español No. 151 (con un conmovedor preámbulo de Felipe VI).

Segundo, los requisitos son onerosos, claros e iguales para todos, y deben ser probados, so pena de fraude en documento privado y público, frente a cinco instancias: una asociación sefardí, un notario español, el Ministerio del Interior y el de Presidencia de España, y el consulado de España en Colombia.

De todas maneras, hay una posibilidad de fraude ya que se debe probar ascendencia a un sefardí expulsado o convertido forzosamente por los Edictos Españoles del año 1492.

Esta ascendencia se prueba por medio de: fes de nacimiento, registros civiles, actas de matrimonio, documentos oficiales, y libros de genealogía publicados antes de que existiera la ley. Se deben proporcionar documentos oficiales y originales (fes de nacimiento, registros civiles, actas de matrimonio) de por lo menos tres generaciones como mínimo —en promedio son cinco—, y yo tengo documentos oficiales hasta nueve generaciones atrás (1728). Con los libros de genealogía y actos oficiales de la inquisición española llego a dieciséis (16) generaciones atrás hasta 1470.

Mi genealogía

Sabiendo que podía haber fraude intencional o negligencia en la preparación de genealogías tan antiguas, decidí contratar tres (3) genealogías diferentes para establecer que existía la posibilidad real que sí descendiera de un sefardí.

Encontré entonces que en 1470 nació Samuel Levi Abul-l-‘Afia, descendiente de Samuel ha-Leví Abul-l-‘Afia (1320-1360), tesorero del rey Pedro de Castilla, quien murió preso y torturado por órdenes del rey, al parecer por ser muy rico, en una de las acusaciones antisemitas más antiguas. Su hijo, parece, Salomón, fue nombrado obispo de Cartagena, España, en 1403, por el papa de Aviñón, Benedicto XIII. Salomón se había convertido y bautizado en la Catedral Burgalese, el 21 de julio de 1390, de acuerdo a Gonzalo Viñuela Ferrio. Parece que Salomón fue padre de Bueno Abul-l-‘Afia, quien a su vez fue padre de Samuel, el antes mencionado, nacido en 1470. (Aunque nos queda la duda de por qué Bueno nació judío si su padre ya se había convertido). 

 
 
El entierro del Conde de Orgaz, de El Greco de 1587, dónde se dice está retratado uno de mis ancestros sefardíes Diego Gómez de Castro, medico de los Condes de Orgaz. Imagen tomada de acá.  (Sin embargo el Conde de Orgaz murió en 1312, cuando vivía el padre de Samuel Levi Abulafia que sí vivía en Toledo y eran médicos, pero el Greco sí retrató varones de su época, 1587, cuando sí parece que vivía Diego Gómez de Castro.)

En 1498, Samuel Abul-l-‘Afia, hijo de Bueno Abul-l-‘Afia se cambia el nombre a Diego Gómez de Toledo frente a un proceso inquisitorial (AHN, Inquisición de Toledo, leg.151, exp. No.7). El hermano de Diego se cambia al nombre a Álvaro, del cual desciende Diego Gómez de Castro (el del cuadro del Greco arriba), padre de Álvar Gómez de Castro y padre finalmente de Cristóbal Gómez de Castro, quien se embarca a las “Indias” en 1607 y funda “una de las más extensas familias del apellido Gómez que existe en Antioquia”, de acuerdo con Gabriel Arango Mejía.

Antes de viajar a las Indias y establecerse en Antioquia, Cristóbal Gómez de Castro también pasa por la Inquisición de Llerena, donde es judicializado por “judaizante”, junto con su esposa Catalina Mateos, en 1589 (ES.28079.AHN//INQUISICIÓN,1988, Exp.28).

Vale la pena leer esa Acta de Llerena, que la pueden encontrar acá, porque, entre otros, hay procesados por “pactos con el diablo”; “moriscos” (más de esto abajo); “hechicería”; “bigamia”’; “porque hicieron información de cristianos viejos siendo descendientes de cristianos nuevos”; y “porque se le halló una biblia en romance”.

Ya habiendo establecido quién fue el primer judío converso de mi línea que llegó a Colombia, es fácil llegar hasta mí. Sin embargo, encontramos el original del acta de matrimonio de un descendiente directo de Cristóbal en una parroquia en Antioquia, fechada el “cuatro de agosto del @ del Sr de mill zetesientos y beinte y ocho” (¡1728!). De ahí para adelante tenemos actas de matrimonio o fes de bautismo o registros civiles hasta llegar hasta mí.

No nos muestran la genealogía, pero dicen que les han aprobado más de dos mil (2.000)

Sin embargo, debo aclarar que la tercera genealogía, la que estamos presentando ante la Federación Comunidades Judías de España (FCJE) para que nos acredite el linaje sefardí, no la he visto porque la empresa con la que estamos trabajando, con todo derecho, la reserva como derecho comercial, hasta que no sea comercialmente útil para ellos. Sin embargo, han accedido, por derecho contractual, a mostrárnosla completa cuando se expire su utilidad económica. 

Por otro lado, la empresa con la que estamos trabajando no tiene un genealogista profesional, pero sí un amateur que se ha vuelto gran experto, y con todo el derecho ha montado su negocio, y le han aprobado más de dos mil (2.000), según ellos, de sus genealogías en la FCJE.

Vale la pena aclarar que la FCJE es la entidad certificadora en España cuyo certificado tiene especial valor probatorio, y es suficiente y válido por sí mismo. De no aportar esta certificación, la ley le permite al solicitante aportar otros medios probatorios (1). En febrero de este año, la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) de España emitió un comunicado al colegio notarial en España, recomendando fuertemente que se autoricen los expedientes que tiene la FCJE como un medio probatorio, por la rigurosidad y seriedad de esta institución.

Es un negocio

Los medios colombianos se han referido en tres ocasiones (citadas en el primer párrafo), críticamente y sin la información completa, al proceso que se está llevando a cabo en todo el mundo para reparar una injusticia de hace 527 años.

El más reciente, el de El Espectador, critica el proceso por ser un negocio. Sí, es un negocio para las personas que están facilitando el proceso. Sin embargo, dados los trámites que incluye: preparar una genealogía y enviarla a la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), asesorar en la comprobación de un vínculo con España; apostillar y organizar fe de bautismo, pasaporte, registro civil; pedir una cita con un notario, asegurarse de que estén todos los documentos; apoyar el proceso acá y en España, es una gran apuesta por $4.000 euros. (Reconozco que $4.000 euros, 10,5 millones a 14 millones, como dice El Espectador, es una cifra alta. Reconozco que soy muy privilegiado de poder apostar esa plata por una nacionalidad sin requisitos de residencias ni tributación, por ahora.) Acá la carta del lector de la Academia Colombiana de Genealogía respondiendo al artículo de El Espectador.

Sí, es un negocio, y mientras sea legal y transparente y sin fraude, deberíamos más bien celebrar el espíritu de emprendimiento de dos jóvenes de menos de 30 años quienes, si todo sale bien, habrán ayudado a 400 personas o más, y le han dando empleo ya a más de veinte (20) personas de tiempo completo. No vayamos a caer en la trampa antisemita de creer que la riqueza es sinónimo de pecado. Celebremos los buenos negocios y reconozcamos que mientras sean bien habidos y llevados bajo la ley, es un beneficio para todos. Fíjense, por ejemplo, que las remesas a Colombia ya llegan a 6.528 millones de dólares al año. Los vínculos más estrechos entre España y Colombia y la celebración de un pasado judío y de ser judío en un país tan católico es un beneficio.

Aunque todo el proceso se puede hacer solo, y conozco gente que lo está haciendo, parecería que el servicio que prestan con los que estamos trabajando si vale los $4.000 euros (aunque de nuevo reconozco mi privilegio en poder apostar esta plata por el inmenso beneficio de una nacionalidad de la Unión Europea). Por otra parte, es un gran “negocio” para los que estamos aplicando ya que, según este documento, el costo de inversión para obtener nacionalidad en un país de la Unión Europea, sin haber residido allí, empieza en €500.000.00 euros en Bulgaria y asciende a €1,15 millones de euros para Malta. 

Es hipócrita

“Hace no muchos años a los judíos no los recibían ni en los clubes ni en los colegios de Bogotá; ahora todos quieren ser judíos”, reza el chiste común hoy en día. Es cierto. Hasta 1957, los judíos no podía ser socios del Country Club de Bogotá (2). Hasta 1955, o más tarde, no los recibían en los colegios “buenos” de Bogotá. Tanto era así que hay una familia judía que me agradeció a mí hace poco porque mi tío bisabuelo había hecho una llamada especial a la rectora de uno de los colegios de mujeres famosos de Bogotá para que recibiera a la mamá del que me estaba agradeciendo. Tres generaciones después esas cosas no se olvidan y se agradecen. Yo quedé muy conmovida, ¡especialmente porque mi tío bisabuelo era un arzobispo católico!

Otra anécdota es que a uno de los socios con los que estamos trabajando le dijeron, molestándolo, que él “había hecho más por el antisemitismo en Colombia que cualquier otra institución”. Se lo dijo, según él, porque es verdad que muchas de estas familias pudieron haber sido protagonistas de actos antisemitas como no permitir judíos en el Country.

Muy pocas personas, ahora, no están “orgullosas” de su pasado judío. La ley ha hecho mucho por esto. “Cuando antes estas familias escondían su antepasado judío y lo negaban a toda costa, hoy en día lo aceptan y están orgullosas de ello”, me comentó. Así sea por la utilidad que le van a sacar, el venir de un antepasado judío dejó de ser un tabú gracias a esta ley. Juan Esteban Constaín la he ha dedicado tres columnas a este punto en las páginas de El Tiempo.

Cuando le pregunté a mi amiga judía colombiana askenazi, si le parecía injusto que quienes habíamos sido católicos por 527 años ahora se nos reconociera beneficios por ser judíos, que ella no tiene, no le pareció injusto. Aunque reconozco que puede haber comunidades judías que no les parece tan justo. Hay que ser conscientes de eso. (No he logrado confirmar qué piensan los españoles al respecto; sin embargo, en mi viaje ninguno con los que hablé estaba ni siquiera enterado de la ley).

Tres aclaraciones

1) Los Musulmanes “moriscos” también fueron expulsados por los edictos de 1492 y la ley no los reconoce. Es decir, es una ley discriminatoria y prejuiciosa. Sin embargo, algunos mencionan que la diferencia de la ley no responde a prejuicios sino a la razón histórica que los musulmanes son considerados como una nación invasora en España a diferencia de los judíos. Esto hace referencia a las invasiones del Califato musulmán de los Omeyas de la península ibérica empezando en 711.

2) Las razones prácticas y cínicas detrás de la ley. Parece que obedece a que la tasa de natalidad es muy baja en España y necesitan incentivar a inmigrantes legales, de la misma raza (aunque la raza como concepto no existe, somos todos de la raza humana), que hablen el mismo idioma y que traigan su dinero y sus hijos a España. Esperemos que no obedezca a que se crea que los judíos tienen plata, acusación antisemita, aunque se use en este caso de forma positiva. De nuevo, razones cínicas. Algunos hasta dicen que después van a pasar una ley para ponernos impuestos y requisitos de residencia, aunque no suena muy lógico hacer una reforma tributaria por unos cuantos nacionales que se ha dicho solo ascenderán a 150.000. Este artículo de El Espectador habla de lo mismo. Acá más cifras en El País de España. 

3) La ética periodística.  1. Debo aclarar que este artículo se lo mostré a las personas que nos están haciendo el trámite para aclarar información y ser transparente, y para confirmar que no me debería afectar mi aplicación. Nadie me está pagando por esto excepto el medio que me lo publica (ojalá). 2. Me parece que el primer artículo de RCN con su audio que lo acompaña viola la ética periodística al grabar a uno de los socios sin su conocimiento ni consentimiento y sin saber que era un periodista. En algunas partes esto sería un delito también, aunque en otras, llamadas “one-party consent states” es legal. No sé cuál es la situación en Colombia. 3. Por último, uso un pseudónimo que solo lo conocen los que nos están haciendo el trámite por lo mencionado arriba, y el editor que publica esta nota para confirmar mi identidad y que sí estoy haciendo el proceso. Esto se debe a que tampoco quiero que mi nombre sea asociado a la descripción peyorativa de “familias adineradas de Bogotá”.

Seguiré siendo colombiana, y ¡qué viva el Rey!

* Sofía Salazar Marroquín es un pseudónimo.

(1) La Ley solo requiere que sea: “f) Informe motivado, emitido por entidad de competencia suficiente, que acredite la pertenencia de los apellidos del solicitante al linaje sefardí de origen español. g) Cualquier otra circunstancia que demuestre fehacientemente su condición de sefardí originario de España  . . . c) Inclusión del peticionario o de su ascendencia directa en las listas de familias sefardíes protegidas por España, a que, en relación con Egipto y Grecia, hace referencia el Decreto-ley de 29 de diciembre de 1948, o de aquellos otros que obtuvieron su naturalización por la vía especial del Real Decreto de 20 de diciembre de 1924. d) Parentesco de consanguinidad del solicitante con una persona de las mencionadas en la letra c) anterior.” La FCJE solo requiere: “Estudios genealógicos realizados por expertos o entidades académicas reconocidas y debidamente certificadas con un informe completo y detalle del proceso.”

(2) Aunque parece en esta historia del Country que no fue por política escrita sino por decisión de la junta, que es lo mismo. Se refieren a la historia contada por Enrique Santos Calderón sobre los Shaio. Este artículo menciona que Frank Koppel, aunque de ascendencia judía pero anglicano, sí fue socio mucho antes. Este blog dice que había un signo: “ni perros ni judíos” en la entrada pero parece ser una historia falsa basada en los signos reales con esa descripción que sí existieron en EE.UU. Este artículo de Dinero dice que no los aceptaban en el Country pero no menciona fechas.

906188

2020-02-22T16:50:13-05:00

column

2020-02-26T12:21:14-05:00

ficaco04_81

none

¿Es un fraude aplicar a ser español por ascendencia sefardí?

64

18801

18865

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado EE

El virus del miedo

Autonomía y salud pública

Lecciones aprendidas en tiempo real

El retorno a la confianza