Por: Mario Morales

Esa cara maravillosa

EN ALGO QUE SÍ TIENE RAZÓN EL PREsidente Santos es en que necesitamos más de un milagro para mostrar otra cara del país cuando los ojos del orbe estén puestos en nuestra pobre humanidad agobiada y dolida con motivo del Mundial sub-20 de fútbol.

Pero hará falta más que esa bandera de 240 metros cuadrados para tapar las cañerías nacionales que se subvierten cada día contra ese estereotipo, seña de nuestra identidad,  que Santos vuelve a marcar: Que somos un “país de maravilla”.

Quizás a la distancia la estrategia publicitaria funcione, pero la metástasis es inocultable para  quienes pisen suelo patrio. Ya veremos con qué ingenio explicará a los visitantes un colombiano promedio (ahora elevado a categoría de guía turístico) que el boicot informático a la Registraduría Nacional en las pasadas elecciones parlamentarias tendría origen, según la firma Adalid –certificada por la Unión Europea-, en las direcciones IP que presuntamente corresponden a Mindefensa, Policía y Das, como informó ayer este diario. O cómo analizará la hipótesis de que sería revancha del anterior gobierno contra el registrador por su supuesta oposición al referendo reeleccionista.

Hábiles, haremos chistes distractores acerca de las supuestas pruebas en los  correos de Raúl Reyes, que  no son correos sino archivos, que no son válidas porque fueron logradas de manera indebida según la Corte, y que,  como publicó El Espectador con base en cables de Wikileaks, formaron parte de una estrategia propagandística, judicial y “política” contra opositores y países vecinos.

Solidarios, cambiaremos el tema cuando nos hablen de las rapiñas de políticos a  la DNE, la salud, el erario y a la inagotable y maravillosa  ingenuidad nacional. O improvisaremos acerca de la maravillosa versatilidad de nuestra moral, normas y estándares sobre medidas, según el momento, enemigo, botín o cargo a conseguir. De exportación.

¡O no es una maravilla pensar que en unos días invierno, corrupción y cinismo serán tiempo pasado, cubierto por esa inmensa bandera que nos hará sentir no sólo como hermanos y artífices del milagro sino maestros de la actuación y la impostura a la hora de mostrar otra cara del país!

www.mariomorales.info y @marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Diez razones, 100 días

Esos oscuros intereses

Somos mayoría

No los toman en serio

Constructores de ruinas