Por: Danilo Arbilla

Esas cosas de Chávez

Hugo Chávez suspendió una breve visita que iba a hacer a Montevideo el pasado viernes 28 de agosto ,( ayer), con el propósito de inaugurar  con el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, las obras de remodelación del Instituto Nacional del Cáncer, para las cuales Venezuela contribuyó con 3 millones de dólares, casi la mitad de su costo.

El comandante bolivariano tenía previsto  hacer  una escala de tres horas en la capital uruguayo, en su viaje de retorno a Caracas, tras el show del UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) que tuvo lugar esta vez en Bariloche, Argentina.

¿ Por qué la cancelación? Al principio ( al momento de escribir esta columna) no se dio ninguna razón. Es que Chávez es imprevisible y así como en ciertos momentos es considerado como la peste, en otros resulta ser la mejor oportunidad para ganar dinero fácil. Incluso es así para sus amigos y sus seguidores o los que dicen ser sus amigos y sus seguidores.

Veamos. Una de las razones para no aterrizar en Montevideo, puede ser  la denuncia conocida el dia anterior a la venida de Chávez, sobre unos libros elaborados en Uruguay y vendidos al  Ministerio  Popular para el Ambiente y el Instituto Geográfico de Venezuela, Simón Bolívar, con un margen de ganancia para los exportadores uruguayos del orden del 7000 por ciento. Fueron 50 mil libros – Técnicas de la Ordenación Territorial-  cuyo costo se ubicó por debajo de los 500 mil dólares pero por los cuales el gobierno venezolano pagó algo más de  32 millones de unidades norteamericanas. La denuncia fue hecha  por dirigentes del partido Nacional, principal opositor , quienes vincularon esta operación comercial, dada la indentidad de directivos de la empresa uruguaya exportadora familiarmente y políticamente allegados al candidato presidencial del Frente  Amplio,  José Mujica, a una ayuda financiera bajo cuerda a la formula oficialistas. Algo asi como la famosa maleta de Antonini Wilson pero 40 veces más grande.

La acusación se enmarca en la lucha electoral que se vive en  Uruguay  a dos meses las elecciones presidenciales, pero no hay elementos que prueben que esa especie de “ blanqueo“ de capital tuviera el destino manejado. Sobre lo que sí no hay dudas es sobre que el negocio existió y fue “ flor de negocio“, salvo para los intereses del pueblo venezolano, como siempre.

Durante su malograda visita, no estaba previsto que Chávez se viera con Mujica o Danilo Astori, segundo en la formula presidencial gubernista.  Es más ya Mujica, quien se dice amigo  del presidente venezolano y con el que tiene un muy  cordial y fluido diálogo, le había pedido anteriormente a Chávez, que dejara para “ después“ unos planes que tenia de visitar al Uruguay  (  aparte de la cancelada el 28 )en las semanas previas a los comicios que se realizaran el próximo 28 de octubre.  En filas del Frente Amplio y según trascendió, el propio Mujica, estimaban que la presencia de Chávez ( más todo lo que pudiera declarar, dada su incontinencia) resultaría negativa para los intereses  electorales del Frente  Amplio.

Es que Chávez , cuando hay elecciones de por medio, no resulta una buena compañía y su apoyo tiene efectos contraproducentes. Entonces todo el mundo trata de apartarlo como si tuviera una  peste.

Ciertamente, en esos casos electorales el jefe bolivariano es como el Rey Midas , el que transformaba en oro todo lo que tocaba, pero  al revés. Eso sí , cuando de negocios se trata y de repartir y derrochar los dineros venezolanos, al tal Rey Midas lo deja chiquito.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Danilo Arbilla

¿Atentado?

Todos somos periodistas

Vigilia

Ficciones

El invierno bolivariano