Por: María Teresa Herrán

Escarbando

¿QUÉ COSTO TIENEN LAS PALABRAS? El sentido que se les ponga.

Lo que ha sucedido en América esta semana tiene mucho que ver con el contenido que cada quien le da a esos recipientes, desatando violencia o evitando repeticiones.

Por ejemplo, la palabra Constitución. El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, la interpretó como un obstáculo para quedarse en el poder. Según parece, es una epidemia subcontinental. Pero Constitución le sirvió también al ejército para irrumpir en la madrugada en su domicilio, violando esa misma Carta fundamental.

Constitución es la palabra más citada por el empalagoso Roberto Micheletti, viejo adversario de Zelaya en el Partido Liberal, y por quienes falsificaron una renuncia. Constitución, alegan regímenes de “democracias” dictatoriales como la de Chávez , Raúl Castro o Daniel Ortega.

Constitución, en la que se apoya el juez ecuatoriano para dictarle orden de captura a Juan Manuel Santos; y a la que acudió éste para afrontar al “terrorismo” (otra palabra de múltiples variantes), violando el derecho internacional, so pretexto de asumir “la legitima defensa de la humanidad” (sic Uribe).

Como Pueblo, libertad , participación, referendo, constituyente, son palabras de un uso cada vez más arbitrario.

¿Se fijaron que Obama no mencionó ni una sola vez la palabra Constitución para recordarle a Uribe su sentido? Con su talante de tipo chévere que evita la confrontación y sabe que Colombia es un aliado necesario, pero que allí suceden cosas que no son tolerables, con el cuidado de no meterse en los asuntos internos, logró recordarle al Presidente colombiano que sólo la legitimidad y el reconocimiento de los valores democráticos permiten darle estabilidad a la democracia.

 

****

A propósito de Obama, ¿de dónde sacaría el traductor de su biografía que “Dreams from my father “ es, en castellano, “sueños de mi padre” como si fueran los de su progenitor, y no “sueños sobre mi padre”, de un Barak en busca de su identidad?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Teresa Herrán

¿Qué tiene que ver la independencia?

¿Cuánto pesarán víctimas y paras?

La pasión no construyó a Colombia

El metro y otras maneras de embolatar