Por: Antonio Casale

Escoba nueva

Un café con algunos periodistas, directivos de RCN radio y el nuevo presidente de la Dimayor, Jorge Enrique Vélez, quien acudió acompañado del gerente Iván Novella y el director de comunicaciones, Carlos Lajud, tuvo lugar la semana pasada. La idea era conocer el plan de acción de la nueva administración y por supuesto hacerle las preguntas del caso. Todo suena bien, ojalá lo logren. Lo primero es que hoy ninguno de los 36 clubes es viable económicamente. Además el espectáculo debe mejorar y ellos lo saben. Para cambiar el rumbo plantea lo siguiente.

Las relaciones políticas del nuevo presidente de la Dimayor le han permitido iniciar conversaciones con el gobierno para lograr exenciones tributarias para los clubes. El argumento es que el fútbol, y el deporte en general, son la principal fuente de entretenimiento del país y para que esta función social pueda ser viable se necesita de la ayuda del Estado. En contraprestación ofrece un plan de inversión social de parte de los clubes que incluye sanciones en caso de incumplimiento para evitar que el dinero que se ahorre vaya a parar a los bolsillos de los dueños de los clubes.

En cuanto a la seguridad en el fútbol plantea Vélez que hay que seguir adelante con la carnetización de los hinchas, pero incluyéndolos a todos. Algo así como el Fan ID que todos los asistentes a los estadios tuvieron que portar en el mundial. Pero no solo sería para identificar a los violentos y prohibirles el reingreso a los estadios sino también para estimular a quienes se porten bien. Hacer que esta credencial incluya beneficios como descuentos y acumulación de puntos para disfrutar de las bondades de los patrocinadores. Hacer que sea motivo de orgullo portar este carné.

Lo anterior va en vía de hacer de la experiencia de asistir a los escenarios algo familiar, agradable, que incluya mucho más que ir a ver un partido de dos horas. Pero para eso hay que intervenir en los escenarios y plantea alianzas público privadas para entregarlos en concesión con el fin de que sean remodelados y puestos a punto para un espectáculo de altura. Los clubes, en vez de alquilarlos, participarían en su explotación pues se harían partícipes de las zonas de comidas, museos y demás actividades propias de los estadios modernos. Sin duda los hinchas y los equipos se verían beneficiados.

Lo del canal Premium es una iniciativa de la Dimayor que de arranque es impopular pero necesaria para mejorar el show. De nuevo, ojalá los dividendos se utilicen para eso.

Jorge Enrique Vélez manejó a los notarios, a la Guajira y a Cambio Radical. Uno diría que tiene la suficiente calle para hacerlo con los del fútbol. Ojalá lo logre. Las ideas son buenas.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Jugar los clásicos

La última final

El recreacionista

Dayro y Manga no son los culpables

Los Nicolases, los “e-gamers”