Por: Indalecio Dangond B.

Espectro 4G, la subasta de la discordia

Hay una noticia buena para el sector agropecuario en Colombia, y la verdad es que ya era hora. El Gobierno Nacional anunció que en febrero del año entrante realizará la subasta del espectro 4G para proporcionar Internet inalámbrico hasta cuatro veces mas rápido para los estratos uno y dos, es decir, aquellos que conforman la población más pobre del país y que en su mayoría está localizada en zonas rurales.

Es muy triste saber que en este mundo de alta tecnología y conectividad global, de los 11 millones de habitantes que viven fuera de áreas urbanas en Colombia, sólo el 1%, accede a servicio de telefonía e internet móvil. Esto se debe principalmente a que las actuales ondas de frecuencias no permiten que las comunicaciones de voz y datos lleguen a las zonas apartadas del país.

Los beneficios serán enormes para nuestra economía agrícola y ganadera porque los productores del campo –que cultivan 25 millones de toneladas de alimento anuales- tendrán acceso oportuno a información sobre precios, mercados, tecnologías y pronósticos climáticos. Más importante aún es que podrán acceder sin intermediarios a créditos y ayudas que el Gobierno destina a ellos, evitando así desplazamientos innecesarios y contribuyendo a eliminar las barreras geográficas y sociales que tienen los productores de estas regiones apartadas del país. La consecuencia obvia serán negocios agropecuarios más rentables y competitivos
Es de destacar el trabajo juicioso que han realizado el Ministerio de las TIC, la Agencia Nacional del Espectro –ANE- y la Comisión de Regulación de las Comunicaciones –CRC- en el sentido de brindar unas reglas de juego claras garantizarán la participación de empresas nacionales y extranjeras “sin excluir a ninguna” para que en la próxima subasta, los consumidores tengamos las mejores propuestas de tarifas, calidad del servicio y tecnologías. De no ser así, terminaremos pagando los platos rotos de unas empresas ineficientes en la prestación del servicio.

Es deber del Gobierno no permitir que un par de congresistas engavillados con un par de operadores de telefonía móvil impongan condiciones de participación - a través de un proyecto de ley antimonopolio- en beneficio propio y en perjuicio de los usuarios de todo un país. Pretender excluir a un operador de la subasta de espectro debido a su presunta dominancia en el mercado móvil es discriminatorio, viola los derechos fundamentales de igualdad, de acceso al espectro y libre competencia económica establecidos en los artículos 13, 75 y 333 de la Constitución Política de Colombia.

Dejar que eso suceda sería limitar el bienestar social de los colombianos, pero las autoridades tienen a la mano herramientas legales para proteger la competencia dentro del mercado móvil. Seria conveniente que la Procuraduría le ponga la lupa a este delicado tema para que no terminemos en pocos años lamentándonos por otro escandalo de corrupción pública y una limitación a las oportunidades de desarrollo.

Al Ministro Diego Molano, quien ha demostrado una gran capacidad de gestión y transparencia en sus actuaciones, es importante advertirle que su carrera podría verse empañada por complacer unos intereses económicos que pretenden unos privados en perjuicio de los millones de usuarios de este servicio. Usted Ministro sabe mejor que nadie sabe que en Colombia existen unos límites de acumulación de espectro que no permiten que ningún operador vaya más allá de 85MHz y que este negocio requiere inversiones significativas de capital para tener una infraestructura que garantice el adecuado servicio de telefonía celular e internet móvil a mas de mil municipios donde se está implementando el programa Vive Digital. No les quite ese derecho a nuestros campesinos por favor.

indadangond@gmail.com
Twitter: @indadangond

Buscar columnista

Últimas Columnas de Indalecio Dangond B.