Por: Luis Fernando Montoya

Esperanza

La selección de fútbol de Colombia, bajo la dirección técnica de Carlos Queiroz, en su partido amistoso frente a Panamá, volvió a enviar el mensaje de hacer un buen papel en la Copa América, a realizarse en Brasil a partir del 14 de junio de 2019.

“Ganadores nunca se rinden y los que se rinden nunca ganan”: Vince Lombardi

La selección de fútbol de Colombia, bajo la dirección técnica de Carlos Queiroz, en su partido amistoso frente a Panamá, volvió a enviar el mensaje de hacer un buen papel en la Copa América, a realizarse en Brasil a partir del 14 de junio de 2019.

La autoconciencia es el primer componente de la inteligencia emocional, ella implica comprender en profundidad las emociones, los puntos fuertes, las debilidades y las necesidades de uno mismo.

Vimos una selección con una base de jugadores que vienen jugando juntos varios torneos, eso facilita el mayor entendimiento entre ellos. Se conocen adentro y afuera de la cancha y los nuevos que llegaron más los que estaban distanciados, por algún motivo, no desentonaron y ratificaron por qué fueron seleccionados por el profesor Queiroz.

Es normal que en estos partidos en los que no existe una presión se vean cosas importantes, como el buen regreso de Edwin Cardona, corriendo por la cancha, apropiándose de su labor y del balón, mostrando calidad futbolística e incluso cuando entró James siguió con su misma actitud; también el rendimiento de Roger Martínez, Stefan Medina y del central zurdo Lucumí y William Tesillo, entre otros.

Colombia, con su trabajo, ajustará aun más la zona defensiva para ser más sólidos al enfrentar selecciones de mayor exigencia.

Definitivamente estos jugadores que vienen con poco ritmo de competencia cuando su cuerpo y su mente es revestida por la camiseta de nuestro país son otros, con mayor entrega, compromiso y dedicación.

Tenemos la esperanza de que este año es hora de ganar un título.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de %2

Actos de corrupción

Se viene la Asamblea de la OEA en Medellín

Un Congreso “normalito”

Negocios sostenibles