Por: Luis Fernando Montoya

Esperanza futbolera

“El punto de partida de todo logro es el deseo”, Napoleón Hill.

El 2020 debe ser el año de la esperanza de los triunfos colombianos en el fútbol, porque 2019 se quedó muy corto en cuanto a logros importantes, por debajo de otras disciplinas deportivas que pusieron muy en alto el nombre de nuestro país.

Para conseguir los objetivos propuestos hay que tener claro qué se quiere, ser responsable y comprometido, ser valiente, evitar escudarse en excusas, dejarse orientar y no rendirse.

Hay varios aspectos a tener muy presentes en este año:

1. Alcanzar títulos: es el momento de la reivindicación de la selección de Colombia, de conseguir campeonatos importantes, como el torneo preolímpico y la Copa América, además de los disputados por las selecciones menores y femeninas. Los clubes participantes en las copas Libertadores y Sudamericana deben hacer lo mismo para borrar la mala imagen anterior. En Colombia, Atlético Nacional y el Once Caldas, campeones de la Copa Libertadores, e Independiente Santa Fe, campeón de la Copa Sudamericana, son los únicos que han ganado a ese nivel.

2. Nivel futbolístico: los jugadores deben ser cada vez más constantes en su rendimiento. Para eso se requieren mayor compromiso y profesionalismo. Deben prepararse de la mejor manera.

3. Regularización de los técnicos: es un año muy importante para los entrenadores colombianos, que ahora deben dirigir con licencia y pueden aprovechar para capacitarse y ascender en la escala cognitiva, lo cual se verá reflejado en la dirección de los equipos.

4. Directivos: deben fortalecer y cumplir con todas las obligaciones que requiere un equipo. Conformar nóminas competitivas para que el espectáculo sea atractivo para los aficionados, saber aprovechar los recursos financieros en pro de sus clubes y apoyar seriamente los proyectos deportivos aprobados.

5. Arbitraje: importante sería que en Colombia se iniciara el proceso de profesionalización para que se pueda exigir calidad en los mismos.

6. Aficionados: asistir, apoyar y acompañar a sus respectivos equipos en paz y convivencia. No vale la pena quitarle la vida a otro por el color de una camiseta.

898158

2020-01-02T20:00:00-05:00

column

2020-01-02T20:00:01-05:00

[email protected]

none

Esperanza futbolera

19

2298

2317

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Colombia preolímpica

Saber competir

Balance

Para llegar a Catar

Flamengo, campeón