Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 3 horas
Por: Mario Morales

¿Está echada la suerte?

DURÓ MUY POCO LA ILUSIÓN DE UNA campaña emocionante, pluralista y abierta. Fueron suficientes las primeras encuestas que son, a todas luces, lapidarias. A esta altura la única incógnita es saber si habrá segunda vuelta.

Ni el debate ni las fórmulas vicepresidenciales ni las entrevistas ni las estrategias de mercadeo han servido para mover a un electorado que, fiel a su tradición, no necesita pensarse para decidir a quién darle su voto.

La favorabilidad tempranera por Santos (sin haber escuchado sus propuestas e incluso antes de ser candidato) es la respuesta condicionada forjada durante dos siglos a punta de tácticas del miedo que exacerban las fobias y temores inscritos en nuestra alma colectiva.

No obstante que reconocen que los problemas más graves del país tienen que ver con desempleo, pobreza y salud, los encuestados abren la brecha entre Santos y los demás en el manejo de los temas de orden público y relaciones con los vecinos.

Es la clásica ambivalencia entre saber qué es lo que el país necesita pero votar, inhibidos y traumatizados, por la confrontación, de nuevo aupada por la torpeza de la guerrilla, que en su afán por desprestigiar la seguridad democrática activa el búmeran que induce a reelegirla. A su lado comen dichosas las fuerzas oscuras de siempre que, señalando o suplantando la subversión, contribuyen a crear esta atmósfera de incertidumbre y de terror.

El resto lo hace el discurso belicista. Así, el electorado reacciona como un péndulo entre el físico miedo y esa proverbial fascinación por la tradición guerrera, oportunista y de odios (tan profundizados en estos ocho años), y de la que dan cuenta encuestas, narco novelas y resultados electorales, auténticas fotografías de lo que de veras somos.

Ese determinismo sólo lo podrían vencer la participación del país que no vota (y que es escéptico porque supone estas cosas), o un improbable acuerdo por la decencia entre candidatos con otras propuestas, si dejan de mirarse en sus espejitos de Blanca Nieves.

De lo contrario seguiremos repitiendo esta triste historia de sabernos un país con buenas ideas y líderes idóneos pero donde siempre gana la guerra.

www.mariomorales.info

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales