Estado de derecho y estado de emergencia (I)

Noticias destacadas de Opinión

Con el título de la presente columna, la Academia Colombiana de Jurisprudencia realizó un importante foro virtual en dos paneles sucedidos el martes y el jueves de la semana que termina. El primero fue sobre control político y jurídico, el segundo fue sobre hacienda pública, tributación y servicios públicos. Ambos analizaron el sentido -jurídico y político- del control sobre los gobiernos, así como las decisiones contenidas en algunos decretos dictados, en estas semanas, en el propósito de conjurar la emergencia.

Coordinado por el académico Cesáreo Rocha Ochoa, el primer panel contó con la intervención de los académicos Alfonso Gómez Méndez, Jaime Arrubla Paucar y Carlos Ariel Sánchez Torres quienes analizaron el significado del principio del control y su alcance histórico, político y jurídico en el derecho colombiano. Luego los académicos Mario Cajas Sarria, Manuel Alberto Restrepo Medina y William Zambrano Cetina abordaron críticamente el estudio de las facultades de excepción, su impacto en la vida cotidiana, los deberes solidarios y el control social en tiempos de pandemia. El control sobre cualquier gobierno, frente a sus decisiones en cualquier emergencia, es algo indispensable en cualquier democracia. Suelo repetir que el poder tiene un carácter expansivo con capacidad para obnubilar a quienes lo ejercen. Por esa razón el principio del control se erige en el principio democrático por antonomasia. Como lo anotó el académico Alfonso Gómez Méndez a menudo los gobiernos legislan, en los Estados de Excepción, sin tener en cuenta los factores de conexidad que exige la Constitución, y llegan al extremo de regular materias extrañas a las vinculadas con la crisis.

Además es peligroso adoptar medidas de excepción, restrictivas de derechos, por medio de decretos ordinarios. El académico Jaime Arrubla Paucar lo puso de presente al señalar, por ejemplo, que el gobierno nacional dictó el decreto Nº 457 ordenando la cuarentena, prolongada por el decreto Nº 531 y luego por el Nº 593. Los tres son decretos puramente administrativos. A pesar de sus múltiples considerandos no se fundamentan en norma constitucional ni legal alguna, sencillamente, porque tales normas no existen. Semejante problema no es jurídicamente intrascendente, pues las restricciones a los derechos suelen originar demandas ulteriores contra el Estado. A su vez, los académicos Carlos Ariel Sánchez y Mario Alberto Cajas coincidieron en que algunas medidas de emergencia invocan al código de policía, en el cual se consagran también potestades para gobernadores y alcaldes. Allí hay un déficit de diseño institucional como ocurre de manera recurrente en el derecho colombiano.

El académico Manuel Restrepo advirtió sobre la utilidad del control político, que reside en evitar que las medidas necesarias frente a la pandemia se conviertan en riesgo para la vida social. En efecto, al tratar de generar cohesión de la sociedad en torno al peligro del contagio, se puede volver natural un sentimiento excluyente, de acoso o de persecución a los grupos más problemáticos: los pobres, los presos y los inmigrantes. Por su parte, el académico William Zambrano enfatizó en la urgencia de rescatar el principio de solidaridad para que deberes constitucionales como el de la finalidad social del trabajo, la función social de la propiedad, el compromiso social que conlleva el derecho a la libre competencia (que parecen haberse vuelto cosa del pasado), recuperen su vigor y su vigencia. Todo ello en medio de la dimensión social del Estado y del Derecho. Deseo resaltar una de sus afirmaciones fundamentales: “El Estado de Derecho no puede estar en cuarentena”.

Nota. El segundo panel del foro se realizó ayer jueves entre las 5 y las 7 p.m. y sobre él me referiré en la próxima columna. Si algunos lectores tienen interés en conocer detalles del foro, en sus dos paneles, encontrarán la grabación respectiva en la página web de la Academia Colombiana de Jurisprudencia: acj.org.co

@inefable1

* Presidente de la Academia Colombiana de Jurisprudencia.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.