Por: Antonio Casale
Mucha bola

Estado físico

Después de oír hablar a Falcao y a Aguilar en la rueda de prensa de ayer, podemos estar tranquilos en cierto sentido.

El mensaje de tranquilidad y al mismo tiempo de un equipo que tiene ganas de revancha inmediata, pidiéndole al país que rodeara al equipo y citando razones para creer, demuestra que lo que mejor sabe hacer Pékerman, trabajar en la parte mental de los jugadores, ya se hizo. Su acertado mensaje tras las derrotas, sumado a la madurez de tipos curtidos en esto, como Falcao, Aguilar, Ospina o Sánchez, hacen suponer que desde el punto de vista anímico Polonia tendrá que sudar petróleo para ganarle a Colombia.

En cuanto al mensaje en la cancha no podemos olvidar que en el último año y medio Colombia solamente ha jugado un gran partido, el que le ganó a Francia a comienzos de año. Pero también es verdad que nadie le ha pasado por encima, lo que nos puede llevar a concluir que el del domingo será al menos un duelo parejo. No hay razón para cambiar el 4-2-3-1 a estas alturas. La presencia de Zapata y ojalá de Aguilar, así como la entrada de quien remplace a Izquierdo deberán ser suficientes para darle otro color al fútbol de la tricolor.

Habrá que aumentar el nivel de concentración desde el minuto uno, el miedo escénico de quienes debutaron en un mundial el martes ya pasó. El rival sabe que en los últimos dos partidos mundialistas de Colombia, ante Brasil en 2014 y contra Japón, hace unos días, las cosas se definieron en buena medida en los primeros minutos. En ese sentido y en los balones aéreos en defensa, el principal enemigo de Colombia siempre ha sido Colombia.

Ojalá el técnico esté lúcido como tantas otras veces para leer el juego y no como el día del juego ante Japón. Todo lo anterior ha pasado muchas veces y no debería ser difícil que vuelva a pasar.

La gran incógnita pasa por el tema físico. Es que si las piernas no dan el resto no tiene cómo salir bien. Lo táctico, lo estratégico, lo mental, todo eso se construye sobre una roca que debe ser sólida y se llama estado físico y ese es precisamente el aspecto que, en medio del hermetismo que genera el entorno de la selección, más preocupa. James, Zapata, Aguilar y Cuadrado, cuatro infaltables en condiciones normales han estado entre ires y venires médicos. Esa es mi gran preocupación, pero que se puede, se puede.

795748

2018-06-21T21:00:00-05:00

column

2018-06-21T21:00:04-05:00

[email protected]

none

Estado físico

16

2438

2454

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Toma de decisiones

Colombia panamericana

El enemigo de James

Más que fútbol

El tamaño real