Se presentaron más de 40 grupos y unos 300 artistas en cuatro escenarios

hace 12 horas
Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

¿Estamos preparados?

Mientras que andamos ocupadísimos, enfrascados en cábalas electorales y profecías políticas, se está cocinando un violento Bogotazo II.

De ello no saben la mayoría de connacionales a quienes esta andanada los va a tomar por sorpresa, como suele suceder con los acontecimientos de orden público de los últimos meses.

La protesta callejera es la nueva manifestación casi que universal de las inconformidades de una sociedad. Con o sin razón, salir a la calle a marchar se volvió modalidad válida. Lástima que desde sus promotores hasta sus realizadores estén infiltrados por quienes aprovechan estas expresiones para generar violencia y sembrar el caos.

La carne de cañón suelen ser los estudiantes a los que aleccionan con sus teorías izquierdosas, hoy mandadas a recoger, pero que tienen adeptos obnubilados por quienes estimulan y aplauden sus rebeldías e inconformismos. Es decir, los utilizan como mascarones de proa, para aprovechar la confusión y perpetrar actos vandálicos y destructivos, ante la casi siempre impotencia de una policía a la que le ordenan que a los estudiantes —como a las mujeres— no se les toca ni con el pétalo de una rosa.

Lo sucedido en Ecuador, Bolivia, Perú, Argentina y Chile, para no citar sino estos ejemplos, no se dio por generación espontánea. Hubo un macabro hilo conductor proveniente de Cuba y Venezuela, a juzgar por los activistas retenidos que sirvieron de instructores y a quienes se les han decomisado materiales explosivos y hasta armamento proveniente de estos países.

Y no esperemos que Colombia sea la excepción, en donde el caldo de cultivo está dado para actos terroristas de gran calado. Se sabe del accionar de las milicias populares, de la insurrección guerrillera y de sus lazos y conexiones con algunos movimientos sindicales, obreros, estudiantiles y del microtráfico, que tienen inundadas nuestras ciudades. Hay pues un porqué, un para qué y un con quién. Falta la oportunidad o el llamado florero de Llorente para que se prenda la mecha y se inicie ese festín criminal que ya tuvo su exitoso ensayo días atrás, cuando destruyeron el Icetex.

¿Estará nuestra fuerza pública preparada o sucederá lo del paro indígena con que fue recibido el presidente Duque?

887686

2019-10-25T00:00:40-05:00

column

2019-10-25T00:15:01-05:00

[email protected]

none

¿Estamos preparados?

21

2348

2369

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

La hora de Angelino

Un piano a cuatro manos

¿Quién controla las redes sociales?

Los retos de Trujillo y Blum

Palo porque bogas...